El Blog de Rafa Benítez RSS El Blog de Rafa Benítez

14
Feb 2012
10:48
Zambia confirma la sorpresa, por Rafa Benítez

Fútbol Profesional

Rafa Benítez

Sorpresa hasta el final en la Copa África para confirmar que los precedentes inmediatos, incluso en semifinales, no eran más que una sana advertencia de lo que estaba por llegar. Zambia terminó proclamándose vencedora de esta edición del torneo continental y lo hizo en una larga final, agónica, casi interminable y llena de emoción hasta el último segundo, hasta el último lanzamiento desde el punto de penalti.

Desde los primeros minutos se notó que había estudiado bien a su rival y que tenía un plan de juego perfectamente claro. Tenía que esperar sus oportunidades a balón parado. Se apreciaba que habían ensayado jugadas de saques de esquina a favor contra el habitual marcaje zonal de Costa de Marfil. Su segunda arma, también muy evidente a lo largo de todo el choque, salir con velocidad al contraataque, partiendo de una posición de repliegue y aprovechando la movilidad y la velocidad de sus hombres de arriba, Katongo y Mayuka.

Con la lesión de Musonda en los primeros minutos no cambiaron el dibujo y entró Nyambe, que curiosamente luego fue sustituido por F. Katongo (nº10), hermano de C. Katongo (nº11), que ha terminado por realizar un excelente campeonato. La salida del primero sirvió a Zambia para mantener la velocidad y el desequilibrio arriba.

A medida que avanzaba el choque y los equipos se hacían ‘más largos’, eran más peligrosos por la velocidad y la movilidad de sus delanteros (Mayuka y C. Katongo) y la llegada, también en velocidad y desborde, de sus hombres de banda (Kalaba y F. Katongo), que se enfrentaban a futbolistas más corpulentos pero, precisamente por ello, con más dificultades para moverse con mucho espacio a su alrededor (K. Touré y Bamba). Sinkala y Chansa controlaban en el medio campo y especialmente Sunzu hacía bien su trabajo en defensa ante Drogba.

En los últimos minutos hubo ocasiones para ambos equipos que podrían haber sido definitivas, como el tiro al palo de Katongo si hablamos de Zambia, o la jugada y tiro ajustado de Gradel, en el caso de que hagamos referencia a Costa de Marfil. Con todo, al final se impuso Zambia tras tener que agotar la prórroga y hasta una larga tanda de penaltis, se llegaron a lanzar 18, con gol definitivo de Sunzu, el central, que le sirvió para rubricar una excelente actuación tras haber cuajado un gran campeonato.

Por su parte, Costa de Marfil partía como favorito por la gran calidad que encerraba y el enorme poderío de sus jugadores. Pero su equilibrado sistema de 1-4-2-3-1 no dio sus frutos por el excelente trabajo defensivo de Zambia. Y quizás tal vez por el penalti fallado por Drogba. Sus laterales, Gosso y Tiené, se incorporaban con frecuencia en acciones de vanguardia, Drogba era siempre la referencia arriba y buscaban el desequilibrio por fuera de Kalou o Gervinho para crear espacios para la llegada de Yaya Touré por dentro. Sin embargo y en un balance final, no crearon demasiado peligro porque Zambia esperaba en su campo con mucha gente y también con mucho trabajo colectivo para cerrar espacios y no conceder la mínima alternativa. Yaya Touré bajaba mucho para organizar el juego y al bloque le faltaba algo de juego combinativo entre líneas para crear más ocasiones. Nos quedamos a estas alturas con una clara de Y. Touré hacia el minuto 29 de la primera parte.

Al inicio del segundo período, Costa de Marfil cambió su forma de jugar y pasó a esperar a Zambia y salir con más espacio al recuperar el balón. Además, la entrada de Gradel por Kalou le dio más profundidad y desequilibrio por fuera con la ayuda de un Tiené que se soltó más en ataque por la banda izquierda. Posteriormente, otro cambio táctico, con la salida de Wilfried (12) por Yaya Touré, tuvo su incidencia en la forma de jugar el equipo, algo más directo buscando su cabeza, Baste decir que la primera disputa que ganó por arriba ya fue una jugada de peligro. Con un 1-4-4-2, más claro, aunque Wilfried bajaba a ayudar entre líneas, Costa de Marfil lo basaba todo en el desequilibrio de Gervinho o Gradel y el poderío físico de sus dos delanteros Drogba y Wilfried, pero no fue suficiente para doblegar la ordenada y dinámica Zambia, que se mostraba peligrosa al contraataque.

Tácticas de la final




Los esquemas

Deteniéndonos un poco más en los sistemas utilizados por las dos escuadras, tenemos que Costa de Marfil utilizó un sistema de 1-4-2-3-1, con una variante ofensiva tras los cambios 1-4-4-2. Se trata de una selección con más calidad individual y recursos ofensivos que su rival, aunque, como queda dicho, en ningún momento tuvo el definitivo control del partido. Combinado que no pierde desde el mes de noviembre del 2010 y que en esta final tuvo dos caras distintas. Una primera con un aceptable equilibrio entre líneas y bastante orden, en la que logro generar ocasiones de gol tras lograr buenas incorporaciones desde la segunda línea, y gracias a tener una buena salida y un interesante desborde por ambos costados, especialmente por el derecho (Gervinho). Mejor salida del balón por fuera que por dentro utilizando dos medioscentros, Tioté y Zokora.

En el segundo periodo y a lo largo de la prorroga aplicaron la variante ofensiva (1-4-4-2). Poco a poco fueron perdiendo intensidad, mostraron mayor distancia entre líneas, tuvieron menos orden en el balance defensa-ataque, insistieron demasiado en el juego directo, cometieron más errores en las transiciones y en la precisión en los pases y no supieron tener el control del partido. Tras la prorroga, cayeron en la tanda de penaltis tras el fallo de Gervinho en el noveno penalti.

En cuanto a Zambia, usó un sistema de 1-4-4-2 y se dibujó como una selección con una notable capacidad de trabajo, mucha disciplina y un excelente orden a nivel colectivo. Sus jugadores cuentan con una muy buena capacidad física, unos buenos movimientos de coberturas y ayudas defensivas (los dos medioscentros, Sinkala y Chansa). Imprimieron un buen ritmo al partido, lograron mantener una buena distancia y equilibrio entre líneas, los repliegues los aplicaron rápidos, de manera equilibrada y ordenada y hasta lograron crear superioridad numérica defensiva y posicionar a la mayoría de sus efectivos por detrás del balón. Al margen de lo anterior, aplicaron buenos movimientos de presión, a veces incluso en el campo del rival, y tuvieron muy buena capacidad de respuesta en el periodo de prórroga. Ofensivamente limitados en la salida del balón, aunque a veces lograron desbordar en velocidad, mejor por ambos costados y mostraron una buena movilidad a partir de las tres cuartas partes de campo.

A destacar la movilidad de Mayuka, y su superioridad, las caídas a bandas y las buenas acciones de contragolpe, a Katongo, con su movilidad, sus opciones de bajar a recibir entre líneas y sus caídas a los lados, el buen desborde por bandas, especialmente de Kabala y el notable trabajo colectivo de los dos medioscentros.