El Blog de Rafa Benítez RSS El Blog de Rafa Benítez

16
Nov 2011
14:09
Repesca Eurocopa 2012

Fútbol Profesional

David Serrano

El día 15 de noviembre era la fecha señalada en el calendario para dilucidar qué cuatro selecciones acabarían por conformar la lista de participantes en la Eurocopa 2012 que se disputará en Ucrania y Polonia el próximo verano. Pues bien, Croacia, Portugal, República Checa e Irlanda ya tienen los billetes para la disputa de la XIV edición del torneo más prestigioso entre selecciones europeas.

Empecemos por el Portugal 6 - Bosnia 2, la eliminatoria más abierta de cuantas estaban en disputa. Unos 50.000 espectadores se dieron cita en el ‘Estadio de la Luz’ de Lisboa para arropar a su selección. Paulo Bento, técnico local, salió de inicio con un sistema 1-4-3-3 bastante flexible, llegando a convertirse en algunos momentos en 1-4-4-2 dependiendo de las circunstancias del encuentro. Rui Patricio en portería y una línea defensiva formada por Joao Pereira, Pepe, Bruno Alves y Fabio Coentrao. Siempre quedará abierta la herida con Carvalho. ¿Debería ir a la Eurocopa 2012? ¿Debería perdonarle Paulo Bento? En el centro del campo, muy buenas noticias para la selección lusa, que después de mucho tiempo de espera ha encontrado el mejor nivel de Miguel Veloso. Por fin podemos disfrutar de su calidad y de su manejo de los partidos. Junto a él estuvieron Joao Moutinho y Raúl Meireles. En la delantera jugaron Nani, Hélder Postiga y un Cristiano Ronaldo simplemente espectacular, marcando dos goles y participando en otros tres.
En cuanto a Bosnia, plantearon un partido muy táctico durante la primera parte, llegando al descanso con un 2-1 desfavorable pero con esperanzas de plantar cara durante la segunda mitad. El portero del Stoke City, Begovic, estuvo en portería arropado en defensa por Zahirovic, Spahic, Jahic y Papac. Con una línea de medios formada por Rahimic, Medunjanin, Pjanic, Misimovic y Lulic y con su gran estrella, Edin Dzeko, en la punta del ataque.

El choque de Croacia contra Turquía era el ‘duelo del morbo’ de la jornada. Hubo cruce de declaraciones como las del delantero Ivica Olic, en las que decía que su hijo de 7 años llevaba varios años jugando ese mismo partido en la consola después de que los croatas cayeran en la Eurocopa 2008, en cuartos y ante Turquía. El técnico Slaven Bilic indicaba por su parte que llevaba tres años soñando con ese partido.
La Selección de Croacia repetía casi el mismo once titular que en el partido de ida, excepción hecha de los cambios obligados por sanción de Vukojevic por Dujmovic y Pranjic por Corluka.
Por su parte, el combinado turco de Guus Hiddink incluía ocho cambios respecto al compromiso anterior debido a las sanciones y a algunas bajas. Con la eliminatoria ya casi decidida por el 0-3 conseguido por los croatas en territorio otomano, el encuentro fue poco vistoso, con una Turquía que salió muy fuerte al principio para intentar marcar rápido y, a partir de ahí, ir construyendo la gesta. Pero a medida que pasaban los minutos, los turcos físicamente menguaban y los croatas estiraban sus líneas y cerca estuvieron de perforar la portería de Bolat, meta de la Selección de Turquía. El resultado final fue de 0-0.

Montenegro recibía en su casa a la República Checa con la intención de remontarle un 2-0 en contra. Sin embargo, volvió a perder, esta vez por 0-1 y con gol del checo Jiracek, centrocampista del Viktoria Plzen. El compromiso estuvo marcado por la iniciativa en el juego de Montenegro, su técnico, Branko Brnovic, quiso que Jovetic, Bozovic y Drincic llevaran el control y tuvieran la posesión del balón. Y a punto estuvieron de dar la sorpresa cuando a los pocos minutos de la segunda mitad, y tras un córner a favor, el delantero de la Juventus Vucinic se quedó a escasos centímetros de alcanzar el gol. Pasaban los minutos y Montenegro no marcaba, y, como suele pasar en esto del fútbol, contraataque y gol del equipo contrario, en este caso a favor de la República Checa faltando diez minutos para la conclusión del encuentro.

La República de Irlanda, tras el 0-4 conseguido en Estonia, salió a medio gas en el ‘Dublín Arena’ consciente de estar prácticamente clasificada. Si a esto le sumamos las bajas de los dos centrales de Estonia por sanción, Piiroja y Stepanov, y la del portero Pareiko, estaba claro que Irlanda iba a dormir el partido y dejar pasar los minutos. Destacar el empeño y la voluntad del conjunto entrenado por Tarmo Rüütli, que en ningún momento tiró la toalla y hasta el final demostró su profesionalidad dejando el marcador definitivo en un 1-1 que dejó contentos a ambas escuadras.