El Blog de Rafa Benítez RSS El Blog de Rafa Benítez

04
Oct 2012
10:50
Prometedora media goleadora, por Rafa Benítez

Articulos en General

Rafa Benítez

Se cerró la segunda jornada de Champions con los ocho encuentros que se disputaron en la tarde-noche de ayer. Y si apuramos la sesión del martes con 24 goles totales, y una media de tres tantos por encuentro, ayer se superó esa cifra y se elevó hasta 26 el número de dianas, lo que sube algunas décimas la citada media. Dicho lo cual, y enlazando con los criterios de ayer en esta misma web, tres victorias locales, dos igualadas y los mismos triunfos visitantes sirven para certificar la estadística del día. Ahora vamos a desmenuzar un poco todo eso para sacar alguna conclusión que nos pueda servir para hablar de fútbol.

Dinamo Kiev, 2-Dinamo Zagreb, 0.

Abrimos brecha con el primer partido del grupo A, la victoria del cuadro ucraniano en el duelo de ‘dinamos’. Ambos equipos salen aferrados al 1-4-2-3-1 sobre el papel, pero en el campo, y pese a ser el mismo sistema, se mueven de forma distinta. El equipo de Kiev, con una defensa adelantada, una buena salida de balón a través de Mikhalik, dos medios centros sólidos y dos extremos abiertos cuando su equipo tuvo el balón, aunque entrando en diagonal con frecuencia sorprendiendo a la defensa. Con esos argumentos tuvo la posesión y el control del partido. Luego se replegó cuando se puso por delante en el marcador y con las sustituciones mantuvo el ritmo de juego. Está claro que pueden tener sus opciones de clasificación si siguen con la solidez y la entidad defensiva que demostraron ayer.

Los croatas, por su parte, quizás han sido demasiado previsibles y puede que les faltase contundencia, aunque nunca se sabe en qué medida es mérito del rival y demérito propio. En ataque sitúan a sus medias puntas muy por dentro, dejando las bandas para las subidas de sus laterales, sobre todo Vida, que puso en alguna dificultad a Taiwo. Lo más interesante, la conexión Kovacic-Sammir, que permitió alguna que otra opción en los tres cuartos del campo rival. En general, tratan de jugar el balón, pero tienen poco gol y dependen mucho de las genialidades de la pareja citada anteriormente. En su debe y para finalizar, quizás abusan en demasía en sus intenciones de entrar siempre por el centro, sin aprovechar las bandas.

Oporto, 1-PSG, 0.

Venció por la mínima el cuadro luso al parisino en un duelo muy vistoso, con dos buenas propuestas de fútbol y jugadores de mucho talento. Un choque especialmente ofensivo donde ambos equipos se dibujaron sobre el césped en torno al 1-4-3-3. Al margen de lo anterior, las dos escuadras trataron de llevar la iniciativa, combinando en corto y saliendo con el balón jugado desde atrás.

El Oporto jugando rápido y con precisión y el PSG intentando también moverse con velocidad pero con algo menos de efectividad y perdiendo el balón con mayor facilidad, aunque en parte producto de la buena e intensa presión del bloque que tenía enfrente. Un conjunto que se aplicó con solvencia presionando muy arriba, con las líneas adelantadas, y, lógicamente, dejando espacio detrás de la defensa, circunstancia que en alguna ocasión pudo aprovechar el PSG que, tras la recuperación del balón, salió con velocidad sirviéndose de los movimientos de Ibrahimovic y los pases de Verratti.

Durante el primer periodo, podríamos destacar la movilidad de los jugadores del Oporto, especialmente en ataque con Varela y James Rodríguez abriendo mucho el campo y generando peligro tanto por la banda como cuando iban por dentro. Tras las pérdidas, se mostraban muy disciplinados replegando rápido llegando en muchas ocasiones a formar una línea de cinco centrocampistas. Igualmente hay que destacar las continuas y permanentes incorporaciones de los laterales del Oporto al ataque, algo que no permitió al PSG estar cómodo y le obligó a defender con más jugadores de los que normalmente utilizan para esta labor.

Tras el descanso, la misma dinámica. El conjunto local presionando, aunque partiendo de un poco más atrás y saliendo con rapidez al ataque. Y el PSG intentando tener más posesión de balón, pero buscando profundidad y rapidez en todas las acciones. El Oporto buscando amplitud y profundidad y el PSG centrando más su juego en la profundidad e intentando llegar con pocos pases a la portería de Helton. Verratti, que viene siendo un jugador clave en el inicio del ataque del PSG, no tuvo mucha participación seguramente producto de una menor posesión del balón comparada con la que habitualmente tiene este equipo en su liga. Buen partido de Sakho, que reemplazando a Alex defendió con mucha intensidad y atención. A medida que pasaban los minutos, los dos equipos tardaban más en replegarse y la circulación del balón resultó más lenta. Lamentar la lesión de Lavezzi, que había entrado en el campo sustituyendo a Menez y tuvo que ser sustituido por Pastore. A partir del gol (m. 83) del colombiano James Rodríguez, el Oporto tuvo tranquilidad y el PSG ya no supo encontrar la forma de inquietar la meta contraria.

Schalke 04, 2-Montpellier, 2.


Tras su importante victoria en el difícil campo del Olympiakos en la primera jornada, el Schalke 04 recibía al Montpellier con algunos cambios en el once titular. Y también en el esquema táctico con respecto a los últimos partidos, ya que Holtby retrasó su posición al medio centro para dar entrada al finlandés Pukki jugando de segunda punta. Plantearon de inicio un 1-4-4-2, cediendo en parte la iniciativa del juego al Montpellier. Los franceses, por su parte, se muestran ordenados sobre un claro 1-4-2-3-1, combinando el juego en largo hacia Camara, bien controlado por Höwedes y Papadopoulos, con ataques combinativos intentando crear superioridad numérica en la banda. Sobre todo por la derecha, donde dependía de la participación de Cabella para generar alguna llegada al área rival. Tras un inicio de partido con los dos equipos estudiándose mutuamente, es precisamente Cabella quien combina con Aït-Fana y éste, desde el pico izquierdo del área grande, hace uno de los mejores goles de la jornada batiendo a Unnerstall con un disparo de gran calidad.

Imagen
Imagen creada con 'Globall Coach'.

La respuesta del Schalke viene provocada por la insistencia de Draxler a la hora de crear ocasiones de peligro. En apenas cinco minutos, concretamente del 15 al 20 de la primera parte, tiene hasta cuatro ocasiones consecutivas para marcar. Y tanto en tiros lejanos como en jugadas dentro del área. Finalmente lo consiguió un poco después, en el minuto 26, y en un ataque rápido en el que, tras un gran pase interior de Huntelaar, consigue superar por bajo a Jourdren y establecer el empate. Esta igualada provocó que los dos bloques se centrasen más en no cometer errores que en intentar desequilibrar al rival.

En la segunda parte cambió rápidamente el guión tras otra gran jugada de Draxler, en la que provocó penalti y la consiguiente expulsión de Bocaly, con la mala fortuna de lesionarse en la misma acción. Huntelaar sería el encargado de transformar la ‘pena máxima’. A partir de ahí, el Montpellier reestructuraría su línea defensiva dando entrada a Congré en el lateral derecho, retrasando a Camara a la banda izquierda y dejando en punta a Tinhan, recién entrado en el campo. Mientras tanto, el Schalke se hacía con el control del partido y aprovechaba la superioridad numérica para cambiar a un sistema 1-4-2-3-1, con mayor ocupación de las bandas gracias a la entrada de Farfan y Afellay, adelantando la posición de Holtby a la mediapunta. En los últimos minutos del compromiso, el Schalke dispuso de tres ocasiones muy claras para sentenciar el duelo, pero sería en cambio el Montpellier, en uno de sus contados acercamientos al área de Unnerstall, el que establecería el segundo y definitivo empate gracias a un buen disparo de Camara tras un contraataque en clara inferioridad que la defensa del equipo alemán no supo detener, llevándose así un valioso punto del ‘Veltins-Arena’.

Arsenal, 3-Olympiakos, 1.


Bajo la intensa lluvia de Londres, el Olympiakos visitaba el ‘Emirates’ con el objetivo de conseguir estrenar su casillero de puntos. Wenger volvía a confiar en Gervinho en la punta de ataque, como en los últimos partidos, flanqueado por Oxlade-Chamberlain en la derecha y Podolski en la izquierda. En el centro del campo Arteta y Coquelin eran los encargados de conectar con Cazorla, que una vez más fue el director del juego de ataque londinense. El Olympiakos varió el planteamiento con respecto al del partido de la primera jornada, saliendo esta vez con un 1-4-1-4-1, con Siovas como hombre entre líneas muy pendiente de los jugadores que intentaban ocupar ese espacio, especialmente Cazorla. La primera media hora de partido fue de claro dominio local, llegando a acaparar casi un 70% de la posesión de balón, jugando casi siempre en campo contrario y desequilibrando por las bandas gracias a las ayudas ofensivas de los laterales, Jenkinson y Gibbs. Al Olympiakos no le interesaba discutir la posesión del balón al Arsenal, así que esperaba en su propio campo con la idea de salir rápido al contraataque aprovechando el juego de espaldas de Mitroglou y las incorporaciones de los jugadores de segunda línea. Sin embargo, un descenso en la intensidad de la presión adelantada del Arsenal provocó que el Olympiakos fuese encontrando espacios y se animase a ir hacia arriba. Así llegó la ocasión más clara para los griegos, en la que Machado desperdició una buena asistencia de Maniatis al final de una larga jugada colectiva. En los últimos minutos de la primera parte llegaron los dos primeros goles, uno para cada equipo. Para los locales, Gervinho disparó desde la frontal del área, ni con mucha potencia ni con colocación, pero sorprendió al portero. Ya en tiempo de descuento, Mitroglou cabecea entre Vermaelen y Koscielny un buen centro de Greco desde la banda izquierda, estableciendo el empate.
Imagen
Imagen creada con 'Globall Coach'.

La segunda parte comenzaba con un Olympiakos más valiente, presionando en ocasiones la salida de balón del Arsenal en su propio campo, adelantando sus líneas y replegando rápido para evitar contraataques cuando perdían el balón. El Arsenal tenía dificultad para llegar al área contraria como le gusta, dominando el juego, y sólo a través de Cazorla y las ayudas de Gervinho a los centrocampistas provocaba ocasiones de peligro. De nuevo Gervinho, como en el primer gol, opta por la eficacia más que por la estética y asiste a Podolski para que éste haga el 2-1, en un calco de lo que había pasado pocos minutos antes, aunque aquella vez Cazorla no acertó con la portería. Poco a poco el Olympiakos se iba desinflando, fruto del desgaste defensivo realizado, y el Arsenal iba encontrando cada vez más espacios. La entrada de Walcott por Oxlade en la banda derecha le da más verticalidad y dinamismo y a su vez evita que Holebas se incorpore al ataque. Jardim introduce a Abdoun, autor del gol frente al Schalke, Ibagaza y Pantelic, intentando aportar mayor claridad ofensiva, pero el Arsenal incrementa su asedio sobre el área griega, de forma que ya en tiempo de descuento Mannone saca de puerta y los otros dos cambios que había realizado Wenger culminan la jugada: Giroud prolongando de cabeza y Ramsey acudiendo al espacio libre para hacerse con el balón y superar a Megyeri con calidad estableciendo el definitivo 3-1.

Zenit 2, -Milán, 3.

Duelo de alternativas en San Petersburgo con triunfo visitante al final. El Zenit , con un sistema 1-4-3-3, comenzó los primeros treinta minutos con algunas dudas y más de un desajuste defensivo, lo que le supuso recibir dos goles en los primeros dieciséis minutos de partido. Aunque es un equipo con calidad y evidenció casi siempre buena actitud no controló el partido en los primero minutos. Por su parte el Milán se posicionó en el terreno de juego con un dibujo 1-4-2-3-1 y dio la sensación en el primer tercio del choque de tener más alternativas y mejor control del mismo. En esos minutos supo sacar rentabilidad a sus acciones de estrategia, como en el gol del Emanuelson, y tuvo buen desborde por la banda con El Shaarawy y el propio Elmanuelson. En definitiva, tuvo una mejor lectura del partido.

En el segundo periodo, el Zenit comenzó con una muy buena capacidad de reacción y llegó el tanto de Shirokov (m. 49), tras materializar un golpeo de Hulk sobre el segundo palo en un córner a favor. Al tiempo, igualó los porcentajes de posesión (50%), tuvo más iniciativa e insistió más y mejor en sus movimientos de incorporaciones de los hombres de segunda línea, especialmente con Shirokov, mostraron buena movilidad, interesantes acciones individuales de Hulk e incorporaciones de ambos laterales (Anyukov y Criscito).

El Milán se mantenía replegado en su campo acumulando muchos jugadores detrás del balón y al recuperarlo, buscaba salidas rápidas a la contra con buena efectividad, como en el gol de Hubocan en propia puerta tras una de esas veloces salidas milanistas y posterior centro lateral. Tras la entrada al terreno de juego de Yepes (m. 80), el bloque italiano realizó una variante sobre el sistema principal y se posicionó con una defensa de cinco, contrarrestando de manera ordenada y efectiva el juego directo con el que el Zenit insistió en los últimos minutos del partido.

En suma, dos equipos con buenos recursos a nivel individual aunque en este partido el Milán tuvo más efectividad en los últimos metros y fue más equilibrado en defensa.

Anderlecht, 0-Málaga, 3.

Rotundo y sonoro triunfo del Málaga que sigue haciendo historia en esta primera participación en Champions. Partido que comenzó equilibrado, con el Anderlecht (1-4-2-3-1) dando sensación de bloque con buen orden durante los primeros minutos, iniciando el juego con una aceptable salida del balón (Biglia), detalles de calidad del mediapunta Kanu y llegadas por ambas bandas, especialmente por la derecha con Bruno. Pero poco a poco empezó a ir de más a menos y a mostrarse cada vez más vulnerable ante un Málaga que fue netamente superior en el cómputo general del cruce.

El Málaga tuvo siempre una buena lectura del partido, continuidad en el juego, equilibrio y orden en defensa, con un excelente trabajo de sus dos medios centros, Iturra y Camacho. Al tiempo, logró mantener una buena distancia entre líneas, realizó buenos movimientos de presión en el campo del rival y ganó los rechaces y las segundas jugadas. Como muestra, el gran gol de Eliseu tras un rechace y en un saque de esquina desde la frontal. Igualmente, tuvo una buena salida con el balón, especialmente con su lateral izquierdo Monreal. Cabe resaltar de manera especial sus buenos movimientos entre líneas y también de fuera hacia dentro de los hombres de ambos costados, Isco y Eliseu, éste a pierna cambiada. Desde esas posiciones buscaron pases interiores en los últimos metros aprovechando la movilidad de sus hombres de ataque, Joaquín, que jugó como segundo punta y Saviola.
La sensación general tras el partido es que el Málaga, con este nivel de juego, puede codearse en Champions con los mejores y el Anderlecht, por el contrario, no tuvo en este encuentro el buen nivel e intensidad que mostró en el anterior partido frente al AC Milán.

Manchester City, 1-Borussia Dortmund, 1.

Se esperaba un partido interesante entre los actuales campeones de la Premier y la Bundesliga y el choque no defraudó a los asistentes al mismo. El conjunto de Manchester salió al campo con un 1-4-4-2, con los dos laterales (Clichy y Zabaleta) muy arriba, pegados a las bandas para abrir el campo y buscar superioridad en ataque aprovechando el posicionamiento de Silva y Nasri, entre líneas cuando su equipo tenía el balón. Los alemanes esperaban en su campo, con su línea defensiva no muy atrás, y permitían a los defensores y centrocampistas locales tener el balón. Su sistema (1-4-2-3-1) tenía bastante equilibrio, con un Bender que aportaba el trabajo en el medio campo y muchos jugadores ofensivos en la segunda línea de ataque, a los que se sumaba Gündogän para acompañar a Lewandowski, pero que se agrupaban bien en defensa cuando no tenían el balón.
Imagen
Imagen creada con 'Globall Coach'.

El inicio del juego por parte del City no era lo suficientemente rápido para sorprender al medio campo rival, que cerraba bien los pases interiores hacia Silva o Nasri y obligaba al equipo local a jugar en largo, buscando la espalda de la defensa alemana que se mantenía adelantada y provocando muchos fueras de juego de los delanteros locales en esta primera mitad. A destacar en este primer tiempo la lesión de Javi García, que dejó su puesto en medio campo a Rodwell, pero que no cambió la dinámica del juego del City ni del partido. Los alemanes, ordenados, recuperaban el balón y salían con peligro a la contra. Tuvieron claras ocasiones aprovechándose de los espacios que dejaban los adelantados laterales del Manchester City y de la movilidad de Lewandoswki, lo que permitía la llegada con mucho peligro de los jugadores de segunda línea, Reus, Blaszczykowski y Götze, que, gracias a un acertadísimo Hart y al larguero, no se reflejó en el marcador.

Por su parte, el City sólo creó peligro cuando Agüero y Silva se encontraban cerca del área rival y gracias a su movilidad y calidad desbordaban a los corpulentos centrales del Dortmund. Este primer tiempo pudo terminar fácilmente con un par de goles para ambos equipos, cosa que no habría sorprendido a nadie.

En la segunda mitad las cosas se pusieron peor para los locales. El equipo visitante fue cogiendo confianza y empezó, no sólo a contraatacar, sino también a combinar en ataque con peligro. Sus laterales salían con frecuencia y abrían el campo, permitiendo que sus jugadores por dentro combinasen entre ellos y se apoyasen en los hombres de fuera para ir progresando, siempre con sentido, hasta llegar al área rival y crear tantas situaciones de gol que Hart terminó siendo el mejor jugador del partido. Curiosamente, no se marcó en ninguna de esas claras ocasiones. El gol del 0-1 llegó tras un error en el pase de Rodwell hacia Nastasić que recupera Reus y marca a pesar de la estirada de Hart. Ese gol llegó unos minutos después de que Mancini hubiese decidido cambiar a defensa de tres al dar entrada a Kolarov por Nasri y jugar desde ese momento con Nastasić, Kompany y Clichy atrás. Pero, a decir verdad, no se puede atribuir ese gol al cambio de dibujo en la defensa.

Ante la superioridad del Dortmund, nuevo cambio a defensa de cuatro por parte del City, con mejor reparto del espacio atrás, pero el juego no cambiaba. Los alemanes controlaban el partido y parecía que se llevarían el triunfo, hasta que el penalti pitado a Subotić permitió a Balotelli, que había entrado por Clichy minutos antes, conseguir el empate.
Se discutirá sobre la legalidad o no del penalti, eso queda para los foros, pero no se podrá discutir la buena imagen que dejó el Borussia Dortmund y la sensación de que, en este momento, el Real Madrid y el equipo alemán son los claros favoritos para clasificarse en este grupo.

Ajax, 1-Real Madrid, 4.

Inapelable, y contundente, victoria del Real Madrid en su visita a Holanda. Un Ajax poco contundente en defensa, sin presión sobre la línea medular madridista, que jugó a sus anchas con un Xavi Alonso sobre el que no hubo presión en la salida de balón y con un Kaká con muchos espacios a la espalda del inexistente medio del campo holandés, apenas opuso resistencia durante algunos minutos al cuadro madridista.

Mostrando un poco reconocible 1-4-3-3, el Ajax puede que, además, haya tenido la suerte de encontrar a su mejor Vermeer, porque la cosa pudo ser aún peor. Su falta de intensidad defensiva era evidente en cada una de las llegadas del Real Madrid. Lo que le vale al Ajax para ir tirando en la competición doméstica, en la liga holandesa, para nada parece suficiente en una disputa tan exigente como la continental. Con todo, es justo reconocer que tuvieron un cuarto de hora en el que incentivaron la preocupación madridista, justo después del 0-2, pero siempre más por la relajación del Real Madrid que por otra cosa.

El RM, por su parte, con su versátil 1-4-2-3-1 se mostró muy superior a su rival. Sobre todo en la primera parte. Presionando arriba para recuperar el balón, ahogando la poca salida del rival que se encomendó a Vermeer... El resto es fácil de adivinar. Un gran equipo en recuperación- transición defensa-ataque, en tres toques se plantan en el área rival y con un Cristiano mortífero, ayer tres goles por vez primera en la Champions, el conjunto blanco, ayer de verde, se convierte en absolutamente demoledor.

Nos tomamos ahora un respiro para dar cabida, entre otras cosas, a los partidos internacionales de las selecciones nacionales y en apenas unas semanas estamos de vuelta para volver a comentar esta apasionante competición que es la Champions League.

Para conocer todos los resultados y clasificaciones de la Champions League, haga click sobre la siguiente imagen:
Imagen