El Blog de Rafa Benítez RSS El Blog de Rafa Benítez

18
May 2012
16:20
La hora de la verdad, por Rafa Benítez

Articulos en General

Rafa Benítez

Si hablásemos en términos de táctica militar, estaríamos a las puertas del ‘Día D’ y a la espera de que llegue la ‘Hora H’. El ‘Allianz Arena’ de Múnich acoge su primera final de la UEFA Champions League, aunque la cuidad ya albergó hasta tres ediciones precedentes. El Nottingham, que ganó al Malmoe (1979), el Olympique de Marsella, que se impuso al Milán (1993) y el Borussia Dortmund, que venció a la Juventus (1997) ya saben lo que es ganar el trofeo en la capital bávara. Por el contrario, los dos contendientes de esta noche, el anfitrión Bayern de Jupp Heynckes y el Chelsea de Roberto Di Matteo, se encuentran ante la posibilidad de romper sendos maleficios. Uno de los dos lo hará. Los locales pueden acabar con el hecho de que, hasta hoy, ningún equipo que disputase la final, en su versión Champions, en su propio estadio consiguiese ganar el preciado trofeo. Los visitantes, por su parte, tienen la opción de hacerse por fin con el preciado galardón tras la ocasión fallida en Moscú, en aquella final ante el Manchester United y con el recordado penalti que un inoportuno resbalón obligó a fallar a John Terry. Ahora más que nunca, y tras muchos meses de competición, las espadas están en todo lo alto porque llega ‘la hora de la verdad’. Vamos nosotros a diseccionar los aspectos más técnicos que pueda encerrar esta gran cita.

De entrada, he de decir que no me gusta jugar a adivino cuando hablo de fútbol y tampoco de otros entrenadores a los que, por razones obvias, siempre respetaré profundamente en mis análisis. Pero es inevitable considerar las posibilidades de ambas escuadras en cuanto a alineaciones de cara a este partido. Sobre todo por el tema de las suspensiones. Por lo tanto, vamos a reflejar de manera clara lo que es un hecho: las suspensiones de varios jugadores, tal como vemos en esta primera imagen:


Y también las posibles variaciones tácticas debido, precisamente, a esas bajas. Repito que sólo es una idea, ni pretendo adivinar el sistema ni tampoco el once, sólo hablo de una posibilidad para que todos los seguidores de esta web se hagan una composición de lugar y nada más.

Esas variaciones, con la más que probable recuperación de los jugadores hasta ahora lesionados --David Luiz y Cahill--, podrían dejarnos un esquema más o menos como éste:

Entra Bosingwa, que ya participó en el último partido de Champions, en el lateral derecho y, a partir de ahí, cada uno tiene libertad para elegir su once y su sistema.

En principio, dados los precedentes y al jugar el Bayern ‘en casa’, lo normal es que los de Heynckes traten de llevar la iniciativa y el Chelsea, por su parte, aproveche la opción del contraataque, como ya hiciera en su partidos frente al FC Barcelona. En este sentido, los cambios en la parte de atrás del conjunto bávaro pueden ser, llegado el caso, una ventaja para el Chelsea, porque coordinar una defensa lleva tiempo y, a pesar de que el Bayern venció al Colonia 1-4 precisamente con esta misma defensa, no es lo mismo un partido de liga regular que jugar una final de Champions y contra el equipo londinense y sus especificaciones.

Además, la presencia de Tymoshchuk como posible central se podría convertir en una referencia para el juego directo hacia Drogba, que parece que puede ser una de las alternativas que maneje el Chelsea.

Será interesante ver las ayudas en medio campo a un futbolista como Obi Mikel cuando los exteriores del Bayern se metan entre líneas a recibir y también las ayudas a los laterales del Chelsea cuando esos mismos exteriores encaren en el uno contra uno a los defensas del equipo ‘blue’.

Insistiendo en el tema de las ayudas, no es lo mismo jugar contra el Barcelona a doble eliminatoria, con un repliegue intensivo de todo el equipo para aprovechar el valor del gol conseguido en casa y salir en contadas ocasiones al contraataque, que jugar una final, esta final, en la que, en teoría, deberías marcar para conseguir el título (recuerdo que se podría dar un empate a cero y ganar en los penaltis). Por lo tanto, parece una evidencia, debes salir con más frecuencia o jugar más adelantado, lo que facilita los movimientos de los delanteros a la espalda de la defensa, cosa que no pudo hacer el Barcelona al estar la línea defensiva del Chelsea muy atrás en los dos partidos de la semifinal.

Dicho lo anterior, la primera decisión importante que debería a lo mejor tomar Di Matteo es si jugarán al ataque o, por el contrario, buscarán el contraataque. Y si esta es la elección, ¿a qué distancia de su portería situará su línea defensiva? Pues ahí tenemos las primeras premisas para empezar a sacar conclusiones. Cada uno es libre ahora de imaginar qué opción tomará.

Por su parte, el Bayern de Múnich se presenta ante el reto de ganar la Champions en su estadio y, lógicamente, ante su afición con la etiqueta de favorito. Su buen partido en el ‘Santiago Bernabéu’ y las declaraciones de los futbolistas del Chelsea dándoles ese papel hace que corran el riesgo de confiarse, (aunque la verdad es que no creo que lo hagan), y a su vez puede generarles más ansiedad, ya que se sentirán en la obligación de ganar y aprovechar esta ocasión histórica de jugar una final como esta en su campo. Quien maneje mejor la ansiedad, tendrá una gran ventaja. El Chelsea porque es el trofeo ansiado por todos y el Bayern porque jugará en casa su y no puede perder esa oportunidad.

Pero vamos a lo eminentemente técnico. El equipo muniqués que venía jugando y rindiendo a tan buen nivel como el que hemos comentado era el que vemos en la imagen siguiente:

Y también las ausencias en este caso obligarán a su entrenador, Jupp Heynckes, a variar la posición de algunos jugadores moviendo algunas de sus líneas.

La ausencia de David Alaba puede ser muy significativa, porque estaba jugando muy bien, era la sensación del equipo y el futbolista revelación, subía la banda con frecuencia y le daba amplitud al ataque cuando Ribery se metía hacia dentro. Pero Contento es un especialista en ese puesto y puede cubrir bien esa posición. Sin embargo, la ausencia de Badstuber, junto a la de Luiz Gustavo, hace que el equipo tenga que cambiar mucho por el centro, quizás demasiado. Perderán equilibrio y trabajo defensivo, pero tendrán mejor manejo de balón y, en defensa, perderán centímetros más los golpeos largos con la pierna izquierda de Badstuber. Al margen, la posible entrada de Tymoshchuk como central supone que tiene que adaptarse rápido a esa posición y coordinar sus movimientos con sus compañeros de la línea defensiva. La siguiente imagen nos muestra una posible alineación:

La habilidad y desequilibrio de sus exteriores, la pegada de su ataque con el siempre oportunista Mario Gómez y las subidas de Lahm desde la derecha son algunas de las virtudes de este Bayern. A mí, particularmente, me gustó mucho cómo manejaron el partido en su visita a Madrid, por lo que si hacen lo mismo en Múnich, tienen calidad en medio campo y arriba para crear y aprovechar sus ocasiones y complicarle la vida a la defensa del Chelsea.

En definitiva, y como dice el mismo Heynckes en las declaraciones previas a la misma, la final está al 50%. Esperemos que se vea un buen espectáculo y, como suele decirse, gane el mejor. Estamos ante ‘la hora de la verdad’ y el mejor consejo es que lo disfrutemos.