El Blog de Rafa Benítez RSS El Blog de Rafa Benítez

25
Abr 2012
10:28
Fútbol es fútbol, por Rafa Benítez

Articulos en General

Rafa Benítez

“Fútbol es fútbol”, dijo Vujadin Boskov cuando le preguntaron en una rueda de prensa por la complejidad de este juego. Con su limitado castellano, el ex entrenador del Real Madrid y la selección de la antigua Yugoslavia entre otros equipos, no encontró otra manera mejor, más gráfica, más rotunda de explicar por qué un equipo podía ganar un partido en situaciones de máxima dificultad y contra todo pronóstico. Pues algo así es lo que hizo el Chelsea anoche en esta semifinal de la UCL (UEFA Champions League). Con sólo diez jugadores durante gran parte del partido, fue capaz de marcarle dos goles al vigente campeón y, de esta forma, prolonga al menos un año más la maldición del ganador, que no ha podido repetir título desde que se instauró este formato de la ‘Champions’.

FC Barcelona, 2-Chelsea, 2.


No tiene mucho sentido hablar de sistemas en un compromiso con las características que tuvo el disputado ayer martes. Pero para situarnos, hay que decir que el Barcelona salió de nuevo con una defensa de tres, en un 1-3-4-3, aunque en el fondo sólo son números. Y es que Messi se situaba por detrás de Alexis, que era el delantero centro, Cuenca en la derecha e Iniesta en la izquierda, pero la movilidad de Messi hacía que el sistema no fuese rígido y, muy al contrario, los intercambios de posiciones eran constantes.

Por su parte, el Chelsea se veía obligado a jugar de la misma manera que lo hizo en ‘Stamford Bridge’. Con sus futbolistas replegados y muy cerca del área, a pesar de que esta vez daba la impresión de que querían salir más a la contra y buscar ese gol que tanto valor tiene cuando se consigue fuera de casa.


En los primeros minutos ya hay que anotar un par de jugadas. Primero el Chelsea saca un contraataque y luego Messi tiene una primera ocasión como prueba de lo que podría ser el duelo. Pero, como queda dicho, fútbol es fútbol y las cosas empezaron a cambiar con la lesión del visitante Cahill. Se retira el central del Chelsea con un problema en la parte posterior del muslo y entra en su lugar Bosingwa. Así las cosas, Ivanovic pasa a colocarse como central y el portugués recién salido en su posición natural de lateral derecho.

El guión es similar al del partido de ida. El Barça ataca y el Chelsea se defiende con muchos jugadores situados detrás del balón. Cech, además, está muy atento a los balones interiores.

También, como en el partido de ida, los golpeos largos del propio portero del cuadro londinense y las acciones a balón parado se convierten en recursos que pensaba aprovechar el Chelsea. Así, en el minuto 16, un golpeo largo de Cech es despejado por Valdés, que choca con Piqué y éste tiene que pedir el cambio sólo unos minutos más tarde. En el saque de banda posterior al incidente, Ivanovic ejecuta largo y se aprecia el peligro en este tipo de jugadas para la portería de los catalanes, aunque en esa ocasión el saque no tiene consecuencias.

Ya con Dani Alves como lateral derecho y Mascherano como central tras la sustitución de Piqué, Cech salva un tiro de Messi, en el minuto 19 y en una gran jugada del FC Barcelona, que intensifica sus ataques con un par de tiros más en los minutos siguientes.

Cuando llega el minuto 31, Cech saca largo y la prolongación de cabeza de Drogba la recoge Mata y muestra los problemas del Barcelona en este tipo de jugadas. Aún así, el Barça parece que controla el partido a pesar de que le cuesta cada vez más encontrar huecos por el centro.

A los 34 minutos y a la salida de un córner, el cuadro azulgrana recupera el balón y coge descolocada a la defensa del Chelsea. Cuenca pasa en paralelo y Busquets hace el 1-0, con el que parece que encarrila la eliminatoria.

Pero de repente todo cambia, Alexis cae al suelo al recibir un golpe por parte de Terry y uno de los asistentes avisa al árbitro: tarjeta roja para el capitán ‘blue’, ayer de blanco, y el Chelsea que se queda con diez jugadores. Bosingwa pasa a la posición de central izquierdo, Ramires se coloca de lateral derecho y Meireles se desplaza un poco a la izquierda en medio campo para ayudar a Cole.

Siete minutos más tarde, Messi busca con su pase la espalda de Ramires en su nueva posición de lateral derecho y encuentra a Iniesta que consigue el 2-0. En ese momento del partido y la eliminatoria, el Chelsea está sufriendo. Aunque sólo minutos después, el propio Ramires se planta increíblemente sólo en el área de Valdés, que está adelantado, y levanta el balón por encima del portero para hacer un gol que firmaría el propio Messi.

El Chelsea, contra todo pronóstico, toma ventaja otra vez en la eliminatoria. Había marcado el único gol del partido de ida en el descuento de la primera mitad y repetía también en el añadido y antes del descanso en el choque de ayer martes.

La sentencia


Comienza la segunda parte con una ocasión de Iniesta, con Drogba en la izquierda para cerrar una línea de cinco centrocampistas en defensa y con la sensación de que el Barcelona encarrilará el partido más tarde o más temprano. La fruta tiene que caer de madura. O no.

Para confirmar esa sensación, en el minuto 47 Fabregas juega con Messi, que le devuelve un pase a la espalda de Drogba. Cesc cae al suelo ante la entrada del costamarfileño, el árbitro señala el punto de penalti y parece que todo se le pone cuesta arriba al conjunto londinense. Sin embargo, fútbol es fútbol otra vez, Messi, sí Messi, estrella el balón en el larguero y el Chelsea sigue con su ventaja y respirando aún.

El Barcelona no encuentra el hueco, se aprecian los nervios con las tarjetas a Iniesta y el propio Messi, el bloque de Di Matteo aguanta, entra Kalou por Mata... Todo sigue igual, la auténtica realidad es que el FCB sigue insistiendo por dentro y Pep Guardiola da entrada a Tello, que sustituye a Cuenca. El canterano saca algunos centros, pero nunca llegando a la línea de fondo, por lo que no crean demasiado peligro a la nutrida defensa del equipo inglés.

A los 73 minutos, nuevo cambio. Entra Keita por Fábregas y Tello, que se había colocado a la derecha, pasa a la izquierda. Está claro, Guardiola busca profundidad y amplitud, su equipo está jugando con demasiada precipitación por el centro y no crea apenas ocasiones.

Entonces aparece Messi, en el minuto 82, y en jugada individual termina, otra vez, tirando al palo. Nuevo balón a la madera del Barça y van… Mientras, el Chelsea resiste.

Cuando todo parecía casi terminado y el cuadro británico se veía en la final, todavía asistimos a una acción inesperada en este accidentado partido. Torres inicia un contraataque, trata de darse un autopase largo y le quitan el balón, pero se queda adelantado. El inmediato ataque del Barcelona termina con un tiro rechazado en largo por la defensa del Chelsea que va a parar precisamente a los pies de Fernando, que, desde su propio campo, sin ningún defensa delante, conduce para encarar y driblar a Valdés y marcar el segundo gol del Chelsea que confirma el pase de los azules (hoy más de blanco) a la final. Fernando no iba a perdonar una opción de gol así y firma el que sería la sentencia definitiva.

El Barcelona, el vigente campeón, no podrá defender su título en Múnich y tal vez muchos esperaban que el Chelsea se clasificase, pero estoy seguro que ninguno esperaba que lo hiciese de esa manera. Y es que, ‘fútbol es fútbol’. Enhorabuena al Chelsea.