El Blog de Rafa Benítez RSS El Blog de Rafa Benítez

04
Jun 2012
14:54
Excelente piedra de toque, por Rafa Benítez

Articulos en General

Rafa Benítez

España tuvo que sudar y tirar de paciencia para terminar en positivo su último compromiso de preparación de cara a la Eurocopa. En Sevilla, en el ‘Estadio de La Cartuja’, tuvo enfrente a una selección de China que sorprendió en positivo y que le puso las cosas cuesta arriba durante buena parte del duelo. Pero en definitiva es eso lo que se pretende en un partido de preparación, ¿no? La entidad, la intensidad y las salidas al contragolpe del combinado chino puede que fuesen una sorpresa para algunos, pero no para los que conocemos a José Antonio Camacho.

Con todo, creo que para analizar este tipo de partidos lo primero que hay que considerar es lo que se juega cada uno. Para España era un partido de preparación para la Eurocopa. El equipo campeón de Europa y del Mundo se enfrentaba a una hacendosa China en un amistoso previo a una competición importante. El primer apunte que se me viene a la cabeza es que los jugadores españoles, sin quererlo, jugarían con alguna dosis más de precaución de lo habitual por miedo a una lesión.
Por su parte, China jugaba con la estimulación lógica al enfrentarse, precisamente, al campeón del mundo y con la idea de mostrar su nivel contra el mejor combinado nacional del momento.

Otro aliciente añadido era la presencia en ambos banquillos de los dos seleccionadores y sus respectivos cuerpos técnicos, ahora rivales, pero compañeros durante muchos años y, sobre todo, amigos. En mis tiempos en las categorías inferiores del Real Madrid, recuerdo muchas horas de ‘tertulia’ de José Antonio Camacho, Vicente del Bosque y Toni Grande, quienes, junto a otros técnicos, capitaneaban un auténtico curso intensivo de aprendizaje de fútbol.

LOS DIBUJOS

De vuelta al partido en sí, tenemos que hablar primero de la disposición de ambos equipos sobre el terreno de juego, de los dibujos con los que comenzaron el choque.
En China, que se aferra al 1-4-2-3-1 en su variante más defensiva, buscando siempre el contragolpe, hay que destacar fundamentalmente su repliegue, tratando de estar muy juntos y salir rápido con velocidad como hemos referido. Mejor salida por fuera, con más trabajo defensivo de los medios centros y velocidad, desequilibrio y llegadas desde segunda línea. Es cierto que bajan algo en el segundo tiempo a nivel físico, mientras España puede mantener la calidad y el ritmo o subirlo con la entrada de jugadores como Andrés Iniesta, que a la postre resultaría absolutamente decisivo.


En cuanto a España, el objetivo estaba, lógicamente y cumpliendo con el guión, en tener la posesión y luego dotarse de paciencia y terminar por aprovechar la calidad. La posición de Xavi Hernández, más o menos adelantado y tratando de enganchar con Álvaro Negredo, y la posibilidad de cambiar el rol sobre la marcha con jugadores como Andrés Iniesta en este caso o Cesc Fábregas, cuando esté en condiciones. Del Bosque propuso su 1-4-3-3, con David Silva y Santi Cazorla en bandas aunque jugando ambos a pierna cambiada.

El combinado español, ayer de celeste, tuvo siempre el control del partido, pese a las acometidas del rival, y mucha posesión. Por poner algún pero, aunque volviendo a matizar que se trataba del último compromiso de preparación antes de salir para la Eurocopa, quizás se abusó mucho del juego por dentro y, a lo peor, no aprovechando las bandas. Mientras, China acumuló sus méritos, casi todos defensivos, con repliegue intensivo y saliendo al contraataque tras cualquier recuperación de balón. En ocasiones jugando en largo de forma precipitada, pero en general saliendo en velocidad y con cierto peligro. Con las líneas muy juntas y apretando hasta donde podían a España. Muy buena presión de los de Camacho tras las pérdidas de balón y los medios centros chinos controlando muy bien el ataque español por dentro.

En la primera parte, a pesar de que la posesión es claramente favorable a España, hay equilibrio en cuanto a ocasiones de gol. Las de la selección española llegan casi siempre por la banda izquierda, con la profundidad de Jordi Alba y la movilidad y asociación de Xavi, Cazorla y Silva jugando entre líneas; las de China, sin embargo, vienen de errores en la fase de creación del juego ofensivo de España y tras sus salidas rápidas al contraataque después de la recuperación del balón.

LA SEGUNDA ENTREGA

La segunda parte comienza con cambios. Torres sustituye a Negredo y Jesús Navas entra en la banda derecha para darle mayor profundidad al juego local. De hecho, en los primeros tres minutos ya provoca dos llegadas con peligro al área rival. En esta segunda parte se materializa el dominio en la posesión de balón con la creación de más ocasiones de gol y más claras para la selección española. Pudieron marcar Iniesta, Silva, Mata, Torres en varias ocasiones..., pero unas veces el acierto de portero Zeng Cheng, otras los palos y algunas el desacierto en la finalización, frustran los ataques de los españoles. Eso sí, hasta que Silva, tras una enorme jugada personal de Iniesta (m. 84), consigue marcar el gol de la victoria. Pudo aumentar la distancia en el marcador el equipo de Del Bosque, pero éste ya no se movió hasta el pitido final.

En cuanto a China, abundó en el mismo planteamiento y en las mismas intenciones, pero con menos energía y creando menos peligro.

En relación al bloque asiático, hay que decir que le cuesta mantener una organización defensiva durante todo el partido, cometiendo errores individuales en ocasiones en cuanto a la presión se refiere. Cuando los laterales seguían a Cazorla y a Silva, la movilidad de éstos provocaba importantes espacios libres para las llegadas de Arbeloa y sobre todo de Jordi Alba por la izquierda. José Antonio Camacho y su grupo de trabajo ya han comenzado a dar forma a un equipo que, si sigue esa evolución, tendrá mucho que decir de cara al futuro a corto, medio y largo plazo. Una de sus armas, la velocidad de los hombres de arriba, les facilita las salidas rápidas al contraataque, en el que Yu Hai y Hao Junmin son los que le dan mayor verticalidad y sentido.

En resumen, objetivo cubierto, interesante partido de preparación para España y buena piedra de toque merced a las referidas virtudes del conjunto que dirige Camacho. Ahora ya sólo resta aguardar al inicio de la Eurocopa para disfrutar del espectáculo de nuestro fútbol. Aquí, en www.rafabenitez.com, se lo contaremos.