El Blog de Rafa Benítez RSS El Blog de Rafa Benítez

05
Jul 2012
16:23
Empate en Toronto, por Edu Parra

Fútbol Profesional

Eduardo Parra

Analizamos el encuentro de la MSL disputado en Toronto el pasado día 30. Se enfrentaban dos equipos con objetivos distintos: los Red Bulls llegaban en la parte alta de la clasificación, con Thierry Henry pero sin Rafa Márquez, lesionado, mientras que el cuadro local afrontaba el duelo con la idea de sumar puntos para alejarse de los puestos complicados en el sótano de la tabla. Ambas escuadras presentan esquemas similares, utilizando el 1-4-4-2 de partida y empleando casi exclusivamente el juego directo para llegar al área rival. Los Red Bulls plantean un centro del campo en rombo, en el que Dax McCarty es el vértice inferior del mismo actuando muy cerca de la línea defensiva, cayendo muy atrás para intentar iniciar la faceta ofensiva cuando se proponen alternativas al juego directo y haciendo de "stopper" cuando el cuadro rival tiene ocasión de montar un contraataque. Las evoluciones ofensivas llegan casi exclusivamente por la banda derecha, por las caídas a esa banda de Kenny Cooper y Dane Richards y por las incorporaciones del lateral derecho, Barklage, en una de las cuales llega el gol de Solli en el minuto 4. La banda izquierda queda prácticamente inutilizada en el plano ofensivo ya que los dos futbolistas de ese carril son diestros. Lade, el lateral, tiene muchas dificultades para iniciar el juego por esa banda, y Jan Gunnar Solli se va hacia adentro en cada balón que recibe.

Toronto, por su parte, confía todo su bagaje atacante a Torsten Frings y en los balones largos de los que puedan sacar algo los delanteros, Ryan Johnson y, sobre todo, Danny Koevermans. Aunque abusando del juego directo demasiado vertical, lo que plantea pocos problemas a la defensa neoyorquina. Las llegadas al área con peligro se reducen casi siempre a acciones a balón parado, a través del potente saque de banda del lateral derecho, Jeremy Hall, que en el último tercio del campo ejecuta todas estas acciones desde ambos lados del campo, o por medio de faltas y córners ejecutados siempre por Torsten Frings. Precisamente en uno de ellos, sólo dos minutos después de que los Red Bulls se adelantaran en el marcador (minuto 6), llega el empate por medio de Koevermans, el jugador con más peligro de los canadienses y que prolonga así su racha aumentando a cinco los goles marcados en los últimos cuatro partidos.


Tras una primera parte en la que ningún equipo se hizo con el control del juego y en la que cada equipo disfrutó de dos ocasiones para marcar, las más claras para los Red Bulls por medio de Henry, en un lanzamiento de falta, y en un remate de Cooper al palo tras un buen centro de Lindpere, en la segunda los locales salieron con más intención de dominar la posesión del balón, con Henry viniendo a buscar el esférico a la zona de construcción para darle mayor orden y sentido al ataque. Sin embargo, el dominio territorial y la mayor posesión de balón no se traducen en más ocasiones de gol. A falta de 15 minutos para el final, el entrenador de New York introduce a Victor Palsson en sustitución de Joel Lindpere, jugando a partir de ahí con un 1-4-1-4-1, con McCarty actuando entre las dos líneas de cuatro y Henry y el propio Palsson por detrás de Cooper. El equipo canadiense se muestra ofensivamente estéril hasta que en el minuto 80 ingresa en el campo De Guzmán por Eric Avila, situándose en la banda derecha y provocando en sólo cinco minutos las llegadas más peligrosas del Toronto, exceptuando las acciones a balón parado. Sus centros, sin embargo, no encontraron un remate eficaz en Koevermans, Johnson o Soolsma, que había sustituido anteriormente a Reggie Lambe, prácticamente desaparecido durante todo el encuentro. De esta forma, el marcador, que se había movido y mucho en los primeros seis minutos del partido, no lo volvió a hacer y el choque acabó con empate a uno.
Imagen