El Blog de Rafa Benítez RSS El Blog de Rafa Benítez

15
Nov 2011
00:59
Eliminatorias para el Mundial 2014 en Sudamérica

Fútbol Profesional

David Serrano

Tercera jornada de las eliminatorias de clasificación para la Copa del Mundo 2014 en el continente sudamericano, dónde destacamos las victorias de Paraguay 2-1 a Ecuador, el empate 1-1 entre Colombia y Venezuela, y a continuación analizamos lo más destacado de los partidos de Uruguay y Argentina.

Quiso el destino que ayer fuera el día del número, 11/11/11, así que todas las miradas estaban puestas en él, sí, en Leo Messi. Ya no había más excusas, era su día, era su número, era el rival perfecto, el escenario idóneo, los compañeros adecuados, pero no, ayer el número 1 fue para el cuatro veces goleador Luis Suárez con la selección de su país.

El actual campeón de la Copa América, Uruguay, recibía en su campo del Centenario de Montevideo a la selección chilena de Claudio Borghi, todavía buscando su identidad en la era post Marcelo Bielsa. Y sobre todo, desestabilizada durante esta semana por los actos de indisciplina de Arturo Vidal, Jorge Valdivia, Carlos Carmona, Jean Beausejour y el defensa Gonzalo Jara.

La selección uruguaya de Óscar Washington Tabárez, salió de inicio con sistema 1-4-3-1-2. Fernando Muslera en portería, ex Lazio y actualmente jugador de Galatasaray, con una línea defensiva de 4 jugadores en la que destacó su capitán Diego Lugano. Se trata del defensa perfecto para este tipo de partidos, puesto que ejerce una influencia muy positiva sobre sus compañeros, y negativa sobre el rival, debido a la intimidación a la que somete a los delanteros contrarios. El joven Sebastián Coates estuvo en el banquillo, siendo el atlético Diego Godín el otro central de la celeste. Los laterales fueron, Álvaro “Palito” Pereira en banda izquierda, y Martín Cáceres como lateral derecho.

Por delante de ellos, una línea de 3 medios de mucho trabajo, entrega, sacrificio, orden y equilibrio táctico. Arévalo Ríos, Diego Pérez y Álvaro González. Se dedicaron a esperar al rival en campo propio para ejercer una presión zonal asfixiante, y salir así rápido a la contra. En esas recuperaciones participaba el joven talento zurdo Gastón Ramírez, 20 años y actualmente en el Bolonia de la Serie A. Él era el encargado de conducir las contras de su selección, jugando por detrás de las dos puntas, Edison Cavani y el tetra goleador Luis Suárez.

El delantero del Liverpool merece mención aparte. Quizá no sea el más rápido, el más resistente, el que mejor dispare, el que mejor regate tenga, …, pero hay una cosa que tiene sobredimensionada, y es su afán competitivo.

En la segunda mitad entraron Cristian “Cebolla” Rodríguez, Sebastián Eguren y Sebastián “Loco” Abreu. El marcador fue de 2-0 al descanso, para acabar imponiéndose a Chile por un contundente 4-0 final.

Mientras Uruguay goleaba, la selección Argentina de Alejandro Sabella, se enfrentaba en el Monumental de Buenos Aires a la Bolivia de Gustavo Quinteros, entrenador argentino nacionalizado boliviano, que jugó con este país el Mundial del 94.

Muchas expectativas y mucha ilusión depositadas por la afición albiceleste en este partido, pero si tuviéramos que dar un titular, éste sería “SIN NOTICIAS DE D10S”.

Argentina salió con sistema 1-4-3-3. Sergio Romero en portería, con una línea defensiva con mucha jerarquía y veteranía, dónde Zabaleta y Clemente Rodríguez ocuparon los laterales, y Martín Demichelis junto a Nicolás Burdisso cubrían la zona central. Por delante de ellos “el Jefecito” Javier Mascherano como mediocentro defensivo, arropado por Fernando Gago como interior derecho y el jugador del Inter de Milán Ricky Álvarez por la izquierda. Por delante de ellos una línea de tres jugadores, con la estrella del PSG Javier Pastore por banda izquierda, Gonzalo Higuaín como delantero centro, y Leo Messi con libertad de movimientos, pero partiendo muchas veces desde banda derecha.

El ritmo del partido marcado por Argentina fue lento por momentos, abusando incluso de los apoyos en corto en zona de creación, sin darle velocidad ni profundidad en la zona de finalización. La solución la aportó Ezequiel Lavezzi, que salió en el minuto 59, e instantes después marcaba el único gol de la albiceleste, igualando el marcador, dado que Marcelo Moreno había adelantado anteriormente a la selección de Bolivia. Por cierto, destacar el impresionante trabajo tanto en defensa como en ataque del delantero del Shakhtar Donetsk.

Bolivia por su parte planteó un sistema 1-4-4-2 con mucha intensidad defensiva, muchas ayudas, repliegues, y presionando la salida de balón llegando a tener hasta cinco jugadores ocupando campo contrario. Marcador final de 1-1, en el que Argentina sigue sin encontrar su patrón de juego, y destacar una vez más el gran planteamiento defensivo de la selección boliviana de Gustavo Quinteros.

Entre tanto, la selección de Brasil de Mano Menezes, ya clasificada para la próxima Copa del Mundo por ser la anfitriona del evento, se midió el pasado viernes a la selección africana de Gabón. El encuentro se disputó en el estadio de La Amistad de Libreville, inaugurado ese mismo día, con una fuerte lluvia caída horas antes del partido y el apagón que hubo justo antes de empezar el partido, como testigos presenciales.

La canarinha probó a varios jugadores no habituales ante un rival con más ilusión que oposición. Diego Alves jugó en portería, con una línea defensiva muy reconocida, con Fabio y Adriano en los laterales, y Luisao junto a David Luiz en el eje de la defensa. Por delante de ellos, jugaron una línea de cuatro centrocampistas con Sandro, Elías, Bruno César y Hernanes, y arriba Jonás y Hulk. En la segunda mitad participaron Alex Sandro, Lucas Leiva, Thiago Silva, Willian, Dudu y Kléber.

Pocas conclusiones, sobre todo por el mal estado del terreno de juego, y por la poca entidad del rival.

Otra selección que ha querido medir su potencial estos días, ha sido la selección mejicana del “Chepo” de la Torre. Victoria número 11 de la Tri en esta nueva era, ante una floja Serbia a la que derrotó por 2-0.

México formó con sistema 1-4-4-1-1, con Talavera en portería, portero del Toluca. En línea defensiva jugaron Salcido y Juárez como laterales, y Héctor Moreno junto al “Maza” Rodríguez como centrales. El veterano Israel Castro, 30 años, ex de Pumas y actualmente en Cruz Azul ocupó el mediocentro junto a Eduardo Zavala, 24 años jugador de Monterrey. Por las bandas aparecían Guardado y Barrera, con Giovani dos Santos en la media punta y arriba el ídolo nacional, Javier “Chicharito” Hernández.

La selección Tricolor acaba el año 2011 como campeona de la Copa de Oro de la Concacaf.