El Blog de Rafa Benítez RSS El Blog de Rafa Benítez

03
Nov 2011
13:18
Cuarta jornada de la Fase de Grupos de la Champions

Articulos en General

Rafa Benítez

Acabamos de apurar una nueva jornada de Champions que, como siempre, nos deja cosas interesantes que comentar. Así que, sin más preámbulo, vamos con los asuntos que más nos han llamado la atención en esta ocasión.

Siguiendo un orden cronológico, tenemos que empezar por los partidos disputados el pasado martes y ahí, y en el grupo E, nos encontramos al Chelsea y su empate a uno frente al Genk, que no deja los deberes hechos para los ‘blues’, lo que favorece al Valencia en su denodada lucha por clasificarse. Los londinenses no pueden perder en su próximo duelo contra el Leverkusen o se verán abocados a jugársela a una carta precisamente contra el equipo ‘ché’. De regreso al encuentro del KRC Arena, destacar la participación del joven Oriol Romeu, mediocentro defensivo, procedente de la cantera del FC Barcelona y que, visto lo visto, disfrutará de minutos durante la temporada. Por su parte, el Valencia, con un 1-4-2-3-1, se deshizo (3-1) por ambición, intensidad y una buena actuación de Feghouli en la banda y Jonás entre líneas, protegidos por la seguridad que les transmiten Rami en defensa y Topal en mediocampo, de un Leverkusen espeso y algo lento en la elaboración del juego. Pase lo que pase en la próxima jornada, el último compromiso entre Chelsea y Valencia será decisivo para los de Unai.

En el grupo F, el Borussia Dortmund derrotó al Olympiacos (1-0). Juegan con un sistema 1-4-2-3-1, con calidad a nivel técnico, rapidez en las transiciones, buen juego entre líneas e incorporaciones de los jugadores de segunda oleada, los Götze, Perisic y Grosskreutz. Como en otros partidos, mucha intensidad de inicio y luego bajan el ritmo, aunque siguen controlando siempre el partido. Por su parte, Olympiacos también usa un 1-4-2-3-1, basado en salidas a la contra e incorporaciones de los hombres de segunda línea, aunque con irregular salida y elaboración por dentro. El Arsenal sólo pudo empatar a cero con el Marsella a pesar de tener ocasiones para ganar el partido. Arsene Wegner salió con Park como delantero dejando en el banquillo a Van Persie, al que tuvo que utilizar desde el minuto 61 aunque tampoco pudo marcar. Empezó fuerte el Olympique, con un 1-4-2-3-1 en lugar del 1-4-3-3 que utilizó en la ida y mucha presión arriba. Pero poco a poco el Arsenal fue recuperando la posesión y teniendo más control del partido. Walcott, en la derecha la mayor parte del partido, era un problema con su velocidad para la defensa del Marsella y la participación de Vermaelen en defensa le daba más solidez a la línea de cuatro del Arsenal. El equipo francés tenía velocidad en las bandas y arriba, pero Valbuena, entre líneas, no estuvo acertado, tardaba mucho en soltar el balón y encontrar a sus compañeros y perdían la posibilidad de hacer daño al contraataque.

En el grupo G, de momento, salta la sorpresa. El Apoel vence al Oporto (2-1) y se pone líder del grupo. Un equipo con muchos portugueses y brasileños en sus filas, Helio Pinto y Ailton como jugadores más destacados, que se deja llevar por un gran ambiente en su campo. Le beneficia la igualdad del grupo, porque el Zenit derrotó por 1-0 al Shakhtar Donest y eso hace que los ocho puntos del Apoel lo sitúen a un partido de hacer historia. Si consideramos que jugarán fuera de casa contra el Zenit y podrían perder, aunque eso nunca se sabe, pero que luego juegan en casa contra el Shakhtar, que podría estar casi desahuciado, está claro que tienen una oportunidad única de copar los titulares de la prensa en los próximos meses.

En el grupo H, el Barcelona vence (0-4) al Viktoria Plzen y se clasifica una vez más para octavos al igual que lo ha hecho en los últimos ocho años. Messi volvió a marcar tres goles y Valdés batió el record de imbatibilidad de Miguel Reina (padre de Pepe Reina), al estar 824 minutos sin encajar un tanto. En lo que se refiere en concreto al partido, la expulsión de Cisovsky, a los 22 minutos, nos llevó a un partido con un 73% de posesión del Barcelona, que esta vez no varió su sistema habitual 1-4-3-3 ni siquiera con las sustituciones. El Viktoria Plzen mostró buena actitud e intensidad y buscaba la salida a la contra cuando podía, pero no tuvo ninguna opción de conseguir un mejor resultado. El Milán, fiel a su 1-4-3-1-2, fue muy superior al Bate Borisov a pesar del empate a uno. Tuvo ocasiones para sentenciar el partido antes del descanso, pero no las aprovechó y el empate fue su castigo.

LOS PARTIDOS DEL MIÉRCOLES

Vamos ahora con la jornada del miércoles y con el grupo A. Desde el principio se apreciaba la superioridad del City sobre el Villarreal y el 0-3 refleja la misma. De salida, Mancini presentó un equipo bastante equilibrado, con De Jong y Milner trabajando en medio campo para darle libertad a los cuatro jugadores por delante. Silva y Nasri intercambian posiciones continuamente, Yaya Touré llega con facilidad al área y marca goles, y el delantero de turno, Balotelli en este caso, sólo tiene que estar atento porque llegará su ocasión. El equipo tiene muchos jugadores que pueden marcar y fortaleza y orden como para no encajar. Si pasan la prueba de Nápoles pueden ser un serio candidato al título. El Bayern se complicó un duelo que tenía encarrilado con un par de errores defensivos en acciones a balón parado. Al final 3-2 con la jugada curiosa de la jornada cuando Mario Gómez, que había hecho tres goles y pudo hacer aquí el cuarto, tiró con el portero muy fuera de su portería y todos disfrutamos de la carrera entre Morgan de Santis y el balón que ganó el primero. Destacar las dos expulsiones, una por cada bando y la lesión de hombro de Schweinsteiger.

En el grupo B, CSKA y Transzospor empatan a cero en un partido muy competido y el Inter se afianza en el primer puesto tras su victoria por 2-1 sobre el Lille, con varias ocasiones para Diego Milito que por fin consiguió su diana y contribuyó a la victoria del equipo. Y excelente y oportuno el regreso con gol de Walter Samuel.

En cuanto al grupo C, el United venció 2-0 al Otelul, que opuso resistencia hasta el final y cayó con mucha honra. Lo más llamativo de este partido fue la posición de Rooney como mediocentro junto a Anderson. Hay que decir que se le veía cómodo en esa posición, sin agobiarse con el balón, ofreciéndose y buscando y encontrando al compañero con sus pases, para terminar incluso metiendo un gol. Eso sí, con ayuda de un desvío, pero hizo un encuentro muy completo. Otros detalles a destacar son la facilidad para adaptarse a cualquier posición que también tiene Jones y los reflejos y buena distribución con los pies de De Gea. Por su parte, el Benfica empató a uno con el Basilea, con un excepcional gol de Rodrigo de difícil ejecución. La próxima jornada enfrentará a United y Benfica para dirimir quién será primero de grupo.

Por último, en el grupo D, el Ajax ganó 4-0 al Dinamo de Zagreb y, a pesar de sus dificultades en la liga, en la Champions camina con paso firme. Finalmente, el Real Madrid venció 0-2 en Lyon y acabó con su gafe en el estadio del Olympique gracias a los goles de Ronaldo. El equipo blanco mostró nuevamente la gran pegada que tiene y su superioridad en el grupo. Gran partido de Özil, Cristiano llega al centenar de goles con la camiseta madridista, Lass de lateral derecho, lo que permite a Sergio Ramos jugar donde le gusta, de central, y la aparición de Casillas cuando es necesario formarían los destacados de un partido que confirma el potencial de este Real Madrid que puede y debe aspirar a todo.