El Blog de Rafa Benítez RSS El Blog de Rafa Benítez

30
Jun 2014
10:01

Brasil, Colombia, Holanda y Costa Rica son los primeros equipos clasificados para los cuartos de final de este Mundial de Brasil 2014 que nos ocupa. En el meridiano de los octavos en el que nos hayamos, ya podemos asegurar, sin temor a equivocarnos, que algunos argumentos que hemos utilizado en este mismo foro siguen teniendo vigencia. Por ejemplo, Brasil es favorita para optar a una Copa del Mundo en la que actúa de anfitriona pero sigue dejando un poso de incertidumbre que le lleva a solventar sus compromisos con bastantes más problemas de los previstos. También, que los equipos del continente americano, aunque cayeron Chile, Uruguay y México, siguen imponiendo eso que se llama su capacidad de adaptación que siempre ha sido norma en las competiciones disputadas en su suelo. Costa Rica continúa siendo la gran revelación hasta el momento y nadie se olvida la subcampeona de la última edición, Holanda, que parece dispuesta a sacarse la espina. Veamos que han dado de sí estas dos primeras jornadas de octavos de final del Campeonato del Mundo de 2014.

El anfitrión, adelante

Sufrió, y mucho, Brasil para conseguir clasificarse. Empató a un gol en el tiempo reglamentario ante Chile y también en el añadido. Tuvieron que ser los lanzamientos de penaltis los que decidieran finalmente. Ya en los primeros minutos del encuentro pudimos ver a dos escuadras jugando con mucha tensión y hasta con gran intensidad, si hablamos específicamente del combinado chileno.
Imagen



Los anfitriones, con un teórico 1-4-2-3-1 que se convierte con frecuencia en un 1-4-4-2, porque Neymar baja poco a ayudar en defensa, y la ‘roja’ con una zaga de cinco, que va a apretar al poseedor del balón en cualquier parte del campo en la que se encuentre. Su agresividad inicial hace que el compromiso no se abra hasta que Brasil consigue su gol en un saque de esquina que toca Thiago Silva y, ante la amenazante presencia en el segundo palo de David Luiz, Jara introduce en propia meta cuando quiere desviar. Eso sí, oficialmente, la FIFA otorga el gol al nuevo central del PSG.

Desde ese momento, el bloque de Scolari se repliega y el mayor peligro llega en un par de balones largos a la espalda de la defensa rival y también cuando recuperan cerca del área, al intentar salir el cuadro chileno jugando en corto.

Cuando parecía que Brasil tenía controlado el duelo, los deSampaoli se encuentran un regalo, en forma de gol, tras un saque de banda a favor de los locales y tras la posterior pérdida del balón, que coge a su defensa absolutamente descolocada. Alexis Sánchez empata el partido y empieza a ‘asustar’ a la defensa ‘canarinha’.

El conjunto amarillo depende de Neymar y de algún esférico largo de David Luiz a la espalda de la defensa chilena y, poco a poco, especialmente en el segundo tiempo, Chile recupera más balones, sigue presionando con intensidad arriba en cuanto puede y se anima a tener el cuero, empezando a dar verdadera sensación de peligro. La segunda mitad brasileña tiene como protagonista a Hulk que, con alguna jugada individual, lleva el peligro a la portería de Bravo. Aunque a destacar también sería la salida de Jo, que le dio otras alternativas en ataque.

Y en esas se llega a la prórroga, donde parecía que los chilenos podían estar mejor físicamente y, sin embargo, es Brasil quien empieza a hacerse con el control del partido. Los cambios dan algo de aire a ambos equipos y es Pinilla, por parte de Chile, quien en el último minuto del tiempo añadido tira al larguero, para adelantarnos lo que luego se confirmaría en el postrero penalti, que Julio César y los palos no estaban dispuesto a permitir que el seleccionado contrario progresara en este Mundial.

Pasa Brasil en una ajustada tanda de lanzamientos desde el punto de penalti y vuelve a dejar esa especie de sensación de que depende demasiado de las individualidades. La ventaja para ellos aumenta con el paso de los días, el país se implica cada vez más, pero la presión que soportan los jugadores se aprecia en cada jugada que hacen y el miedo a fallar puede influir más que la motivación hacia la victoria. Veremos qué nos deparará su próximo compromiso contra una selección como la de Colombia. De su victoria precisamente hablamos ahora a continuación.

Victoria ‘cafetera’ sin paliativos

Colombia ganó con rotundidad a Uruguay (2-0) con James Rodríguez como gran protagonista, que no el único. Dominó el cuadro ‘cafetero’ de inicio a fin en un duelo en el que la ‘celeste’ pareció muy mermada, algo que no sorprende demasiado a la vista de los últimos acontecimientos tanto en el ámbito futbolístico como en el extradeportivo.

Transcurren los primeros minutos del compromiso con los ‘amarillos’ manejando el balón basándose en una línea de cuatro atrás, con los dos laterales, Armero y Zúñiga, saliendo en ataque y con mucha libertad para James Rodríguez, que juega siempre por dentro. Sus rivales esperan, muy juntos, muy compactos y con la firme idea de buscar su suerte a la contra, pero están demasiado atrás como para ser un peligro en los primeros veinte minutos del duelo.

Como dato curioso, la jugada del saque de esquina (m. 20) en la que toca el balón Zúñiga y se marcha para que llegue James Rodríguez y recoja el balón para sorprender, pero el árbitro asistente consideró que no era una acción válida. Esta jugada fue anulada también contra Costa de Marfil, pero creo recordar que se autorizó dándole legalidad hace unos años, por lo que entiendo que puede ser muy interesante comentarla.

Dicho esto, el partido seguía con la misma tónica, Colombia domina y los uruguayos defienden hasta que llega el golazo de James Rodríguez, control con el pecho y volea con la izquierda, sin opciones para Muslera. Con el 1-0 en contra, Uruguay tenía que mostrar algo más a partir de ese momento.Los ‘charrúas’ se estiran y llegan un par de veces al área rival para mostrar algo en ataque.Cuadrado cambia de posición con James Rodríguez, pero siempre ambos con libertad para moverse por todo el campo. Termina el primer tiempo con Colombia controlando el partido y Uruguay intentando salir en ataque, pero sin peligro.

Empieza el segundo periodo con el cuadro ‘cafetero’ dominando nuevamente y, en una buena jugada con un centro desde la izquierda de Armero, toca de cabeza Cuadrado hacia adentro y James Rodríguez marca su segundo gol del choque y el quinto de su cuenta particular en el torneo, convirtiéndose en el máximo realizador hasta el momento.

Reacciona Tabárez con dos cambios, Stuani entra por Forlan y Gastón Ramírez hace lo propio por Álvaro Pereira para meter energía y alguna variante táctica, usando a partir de ese momento la defensa de cuatro.Aprieta un poco más, pero el partido sigue bastante controlado por Colombia, que baja más las líneas a la hora de defender y sigue manejando el balón siempre que puede para sorprender a la defensa rival, que ahora se la juega con frecuencia en un dos contra dos.

Sale Rodríguez y entra Abel Hernández, por parte de Uruguay, y se ve que ya ha jugado todas sus cartas Óscar Tabárez, lo cierto es que ya nada tenía que perder.Acosan los celestes y se protege la escuadra de José Néstor Pékerman, con la entrada de Mejía por Gutiérrez y bajando todos al límite del área para acumular hombres ahí, dejando solo a Jackson Martínez arriba.

La ocasión de Maxi Pereira en el minuto 79, con algo de fortuna en la jugada, es lo más destacable del ataque de Uruguay durante muchos minutos junto a un tiro de Cavani (m. 85).

La tónica de ahí al final fue un ‘quiero, pero ya no puedo’ por parte del conjunto ‘charrúa’ ante un bloque ‘cafetero’ muy sólido, con futbolistas que manejan muy bien el balón, que trabajan para el equipo y que tienen juego aéreo además de desequilibrio. Un esquema bastante completo que, sin duda, se lo pondrá difícil a Brasil en el cruce que ya les aguarda a ambos.

Holanda descarta a México

Tampoco fue fácil para Holanda dejar en la cuneta a un comprometido conjunto mexicano. Tuvo que aguardar casi hasta el último suspiro del movido e interesante choque que les midió a ambos. Y antes de todo eso, voltear un marcador que, de entrada, se le había puesto adverso para que no hubiese dudas de lo que iba a tener enfrente si quería aspirar a pasar de ronda.
Imagen

Sobre el césped y de inicio, dos esquemas casi idénticos, con defensa de cinco y dos delanteros. A partir de ahí, y como ya hemos comentado más de una vez en este mismo foro, el bloque de Louis Van Gaal tiene la indicación de seguir mucho al hombre y hubo fases en las que la zaga era de seis e incluso de siete elementos en línea.

Enfrente, su rival poco a poco se dio cuenta de que las paredes o las segundas jugadas le podían dar alguna ventaja. Tocar rápido con un compañero para superar a tu marcador o jugar en largo y buscar también con velocidad la segunda acción para llegar antes que tu par. Eso es lo que ocurrió en el gol, al inicio del segundo tiempo, cuando Dos Santos fue más rápido que su pareja de baile y, con tiro desde fuera del área, consiguió el uno a cero.

Pero volviendo al primer tiempo, la escuadra europea esperaba bastante a su rival, que llevaba la iniciativa y manejaba bien el partido. Para empezar, su defensa de tres controlaba a los dos peligrosos delanteros holandeses. En los últimos minutos del primer tiempo cambió algo la posesión, pero estos últimos todavía ofrecían poco en ataque, muy dependientes de alguna jugada esporádica de Robben. La ocasión más clara fue propiciada por un error de la defensa mexicana,aunque no la supieron aprovechar entre Van Persie y Robben, al que puede que le hicieran penalti a la vista de las imágenes.

El gol comentado al inicio del segundo tiempo obligó a Van Gaal a hacer algunos cambios, Depay entró por Verhaegh, colocándose bien abierto en la izquierda, y Kuyt pasó a la derecha. Desde entonces, los holandeses se volcaron algo más por ese lado para buscar a través del recién llegado Depay alguna acción individual. Con todo,Mexico no se descomponía y seguía defendiendo bastante bien. Buscó entonces Van Gaal otro camino para llegar al gol y entró Huntelaar por Van Persie, y la táctica fue ahora lanzar más balones hacia el punta para tratar de ganar la segunda jugada.

En una acción similar a éstas, pero a la salida de un saque de esquina, Sneijder ‘caza’ esa segunda oportunidad y, de fuerte tiro, consigue empatar el duelo a falta de pocos minutos para el final.

Además, Holanda sigue apretando y recuperando balones mucho antes que durante el resto del encuentro y nuevamente Robben, el jugador más desequilibrante de Holanda, encara a su defensor, Layun, que le da salida hacia donde llega la ayuda de Márquez. Se marcha por velocidad de ambos y consigue que le hagan un penalti que Huntelaar transforma y coloca en 2-1 en el marcador para Holanda, que ya sería el tanteo definitivo y que le da un puesto en cuartos al combinado ‘orange’. Aunque como queda dicho, a beneficio de inventario mexicano, hubo de trabajar mucho y de firme para conseguirlo, enfrente tenía un dignísimo rival.

Costa Rica, la revelación

Aunque, como en el caso de Brasil, necesitó de la tanda de penaltis para sellar su billete a la siguiente fase, no cabe duda de que, a estas alturas, podemos decir que la revelación del torneo es sin duda Costa Rica. Excelente el papel de su selección y excelente el papel de algunos de sus seleccionados sobresaliendo de un gran tono general. Grecia aguantó con un gol casi en el epílogo del tiempo reglamentario que empataba el duelo pero, como la prórroga no desveló nada, cayó en la suerte suprema de los lanzamientos desde los once metros.

Como tal vez muchos esperaban, éste sería, sí o sí, el cruce que depararía una sorpresa. Sobre todo por la llegada de ambos equipo a esta fase y aún más porque uno de ellos pasaría a octavos de final agrandando su leyenda.

En principio, la escuadra costarricense jugó un partido distinto a los que nos tenía acostumbrados hasta el momento. Quizás al valorar la entidad de su rival, o simplemente porque así lo quisieron los griegos, los ‘ticos’ llevaron la iniciativa desde el arranque y en gran parte del primer tiempo. Mientras, sus rivales esperaban simplemente para salir a la contra buscando hacer sangre. No lo consiguieron muchas veces o, al menos, no como se podría haber hecho para hacer daño de verdad a la defensa en línea adversaria.

Costa Rica apretaba más entre líneas con sus defensas de lo que hicieron, sin ir más lejos, ante Inglaterra por ejemplo, y eso dejaba la espalda de la línea de zagueros mucho más descubierta, algo que no aprovecharon demasiado los elementos ofensivos griegos. La única sensación de peligro llegaba de algún contraataque aislado que podía sacar Costa Rica por la velocidad de un futbolista como Campbell o de alguna aislada acción en el recurso a balón parado. Sin embargo, en el minuto 37 vimos la única ocasión clara de esta primera entrega, cuando Salpingidis remató un centro desde la izquierda y, si no es por la gran parada de Keylor Navas, estaríamos hablando del primer gol del partido.

Luego, en el segundo periodo, sí se abriría el marcador. En el minuto 57, Ruiz consigue el uno a cero y, lógicamente, cambia el encuentro en cuanto a la actitud de ambos equipos. Por los griegos entra Mitroglu en punta y empiezan a buscar centros para él o para Samaras. Por su parte, Costa Rica se repliega y busca más la salida a la contra.

Vamos con otra clave del duelo. A los 66 minutos, Duarte ve la segunda tarjeta amarilla, y la consiguiente cartulina roja, y deja a su equipo con sólo diez jugadores y también con todavía bastantes minutos por jugar. Eso sí, cambian a defensa de cuatro y los ‘helenos’ meten un hombre más ofensivo como es Katsouranis.

Entra Brenes por Bolaños para apurar sus cambios en el bando centroamericano y se sigue defendiendo en inferioridad basándose en el 1-4-4-1, con Campell peleando sólo arriba. Los europeos siguen abriendo a la banda, acumulando delanteros en el área y metiendo centros a esa zona. En uno de esos balones arriba, en este caso desde el centro, llega la prolongación de cabeza, el tiro y el rechace con el que Sokratis empata el partido.

Todavía nos quedaba por ver un cabezazo de Mitroglou, que pudo suponer la victoria para su equipo, pero no se tradujo y se llegó a la prórroga. Lazaros jugaba en la derecha, Samaras se desplazaba a la izquierda y se movía hacia adentro desde allí, Mitroglou y Gekas eran ahora los delanteros y Grecia seguía atacando aprovechando su superioridad numérica. Costa Rica buscaba permanentemente a un solitario Campbell para que sacase alguna falta o aguantase el balón dando tiempo a salir al equipo.

Las dos situaciones más claras las tiene Grecia, a la salida de un saque de esquina con un contraataque de cinco contra dos que desaprovechan clamorosamente en cuanto a la primera, y, aún más clara, la de Mitroglou en el último minuto, con otra buena intervención de un gran Keylor Navas que fue la segunda y que definitivamente nos remitió a la tanda de penaltis.

Allí, como ya sabemos, mucho acierto de los delanteros y una parada del portero costarricense que lleva a su equipo a Rio de Janeiro para enfrentarse el próximo día 4 a Holanda buscando un puesto en la semifinal y otro logro histórico para su país.

En resumen y para finalizar, interesantes y competidos octavos de final hasta el momento, muchas alternativas y, de vuelta al principio, confirmaciones, favoritismos, revelaciones y mucha disputa por conseguir aferrarse al camino al éxito.