El Blog de Rafa Benítez RSS El Blog de Rafa Benítez

25
Nov 2011
00:07

Introducción

Desde la final de la Champions League entre el Barcelona y el Manchester United, y tras los excelentes resultados obtenidos por el equipo azulgrana incorporando futbolistas de las categorías inferiores al primer equipo, mucha gente ha empezado a cuestionar el sistema de formación de jugadores en Inglaterra, basado en lo que se llaman ‘Academias’, y a analizar el sistema español, comparando además los estilos de juego en ambas ligas, la española y la inglesa. De hecho, la Premier League ha desarrollado recientemente un documento muy detallado (el ‘Plan para el Rendimiento de los Jugadores de Élite’) buscando con él una modificación y mejora del citado sistema de academias en Inglaterra.

Hechos

Inglaterra nunca ha ganado un Mundial a nivel juvenil. Ganó una Eurocopa Sub’17 en el 2010, pero ése ha sido su único trofeo desde que ganó la Eurocopa Sub’18 en 1993, hace 18 años. Esto, evidentemente, se puede mejorar.

Análisis

¿Por qué con todo el dinero gastado en las ‘Academias’ no se obtienen mejores resultados?
¿Cuál es la diferencia con España, por ejemplo, que tiene 12 títulos a nivel de categorías inferiores en el mismo periodo de tiempo? Después de muchos años en las categorías inferiores del Real Madrid, y tras mi experiencia con la ‘Academia’ del Liverpool FC, la primera conclusión es que se debe tener una clara línea de trabajo y una persona responsable de la supervisión técnica (en Liverpool incorporamos a Pep Segura, que había trabajado en las categorías inferiores del Barcelona, para coordinar un plan fiel a ese modelo).
Ya sea a nivel de selecciones nacionales o a nivel de clubes, lo primero que tienen que hacer los técnicos es enseñar, entrenar y ganar, pero en ese orden.
Hay que enseñarles a los técnicos el estilo de juego que se quiere usar y, a la vez, tienen que aprender a enseñar ese estilo a sus jugadores. Es esencial entrenarlos para que enseñen lo que el club, a través del director técnico elegido, quiere transmitir a sus jugadores.
Además, los cursos de formación que organice la Federación (FA) deben tener contenidos actualizados, ayudando a pensar a los entrenadores que deberían trabajar en los clubes, y el propio club debe marcar también las directrices de lo que quiere de sus entrenadores.
El nuevo programa de la FA introduce lo que llaman un ‘reloj’, que debería beneficiar la progresión de los chicos ya que les permitiría ‘llevarlo consigo’ si cambia de club y así podrían seguir desarrollándose. Es como una ficha común a todos los equipos que recoge lo que van haciendo y forma parte de su propio expediente.

Calidad

Éste no es el problema. Los jóvenes jugadores ingleses tienen calidad y lo han demostrado a nivel sub’17 y sub’21 recientemente en muchos partidos. E incluso en el partido contra España dieron muestras de esa calidad individual y se aprecia claramente que tienen futuro.

Selección

Una posible desventaja para el desarrollo del fútbol base en Inglaterra puede estar en consonancia con las reglas de obligado cumplimiento para fichar jugadores. Con ánimo de proteger a los clubes más pequeños, han limitado algo que sería impensable a nivel profesional. Se trata de la facilidad para cambiar de equipos. Un jugador profesional que quiere fichar por otra escuadra puede forzar la situación con su club y, tras una acordar una cantidad adecuada por su traspaso, ir a otra entidad. Sin embargo, si un chaval quería ir a otro club no podía hacerlo por la normativa que impedía fichar jugadores que tuviesen tu hábitat a más de una hora u hora y media (en coche) del equipo dispuesto a hacerse con sus servicios. Esta limitación existía hasta una cierta edad y, como vemos, era algo extraño por la dificultad que entraña calcular esos tiempos. Y si no se llegaba a un acuerdo, siempre era motivo de conflictos entre clubes que tenía que resolver la propia federación como improvisado árbitro.
Con la nueva normativa que ha desarrollado la Premier League, estos aspectos han cambiado, algo por lo que veníamos abogando desde hace tiempo. Esto supondrá una mejora con respecto al antiguo sistema y cuanto antes se aplique, mejor.
Cuando trabajaba en las categorías inferiores del Real Madrid, solíamos hacer pruebas a cientos de jugadores cada año. Preferentemente de Madrid, pero también del resto de España y de otros países desde una cierta edad.
Además, los observadores buscaban jugadores por toda la geografía nacional. Como dice Pep Segura, Director Técnico de la Academia del Liverpool FC, tenemos que juntar el talento. Si los deportistas con más talento no pueden trabajar junto a otros de su mismo nivel o superior, no progresarán y muchos de ellos se perderán.
Tratando de proteger a los equipos pequeños, el desarrollo de los futbolistas es más difícil y la competición entre los clubes para mejorar la calidad de la enseñanza no se estimula. Cuanto mejor trabajes, más jugadores producirás y más querrán venir a tu club para formarse allí. Algunos se marcharán y se pagará la compensación pertinente, pero el trabajo bien hecho seguirá atrayendo futbolistas que no vendrán sólo porque viven cerca de ese club y no tienen otra opción.
También, por ejemplo en España, tres veces al año y en cinco lugares diferentes , las selecciones regionales compiten entre sí y hay una regla que impide a las territoriales convocar más de cuatro jugadores del mismo club, lo que hace que los equipos más pequeños también puedan aportar jugadores. Aquí es donde empieza el trabajo de selección de la federación con las territoriales que hacen la primera preselección.

Competición

Otro importante aspecto que me comentaba Fernando Hierro, antiguo Director Técnico de la Real Federación Española de Fútbol, ex jugador del Real Madrid y que conoce bien el fútbol inglés por tras su paso por el Bolton, es el de la competición. En España, los jugadores compiten cada semana y lo hacen al nivel adecuado. En Inglaterra, a los 19 años, cuando terminan la etapa juvenil, si no son suficientemente buenos, tienen que ir a equipos de divisiones inferiores en las que el tipo de fútbol no les beneficia nada para su progresión. Mientras, los que son buenos, van al banquillo del primer equipo y allí pueden estar mucho tiempo, perdiendo la ilusión y la oportunidad de mejorar compitiendo, salvo en los casos de los realmente buenos que sí pueden abrirse paso y jugar.
Una vez más, espero que los cambios en el nuevo programa que ha implantado la Premier League ayuden a solucionar este problema.

Posibles soluciones

Liga sub 21

Cambiar la estructura de la competición a esas edades y crear una liga sub’21.
En Inglaterra no existen los equipos filiales como los entendemos en España, por lo que existe la Liga Reserva, que permite jugar a los jugadores del primer equipo que no pueden alinearse durante el fin de semana. La realidad es que muchos de ellos no tienen la motivación necesaria y sólo para los jugadores que salen de una lesión es una forma de ir adaptándose a la competición nuevamente. Para el resto no tiene intensidad e interés, por lo que una liga sub’21, con ámbito y nivel nacional haría que compitiesen entre ellos los mejores jóvenes y la inclusión de un número limitado de jugadores del primer equipo haría que también pudiesen tener minutos.

Invertir en la formación de los entrenadores y en instalaciones.

Invertir en el fútbol base, no solo en las instalaciones, sino también en la formación de los entrenadores, que pasarán más tiempo enseñando a los chavales en las edades críticas de aprendizaje
Otro aspecto a considerar si se quiere aumentar la calidad y cantidad de entrenamientos es la posibilidad de usar más los modernos campos de hierba sintética, para determinados grupos de edades ayudarán a mejorar la técnica y permitirán más horas de práctica sin depender tanto de la climatología.

Selecciones regionales

Crear selecciones regionales con un limitado número de jugadores de cada club para evitar problemas e interferencias con el trabajo de los propios equipos y con competiciones entre esas selecciones territoriales, varias veces al año, para empezar a producir jugadores locales. Estos equipos, con sus respectivos entrenadores, deberían seguir las directrices que marcase la federación en cuanto a forma de jugar.

Tener un estilo común

Líneas de trabajo comunes, un estilo compartido tanto de juego como a la hora de entrenar, a seguir por estas selecciones territoriales. Los entrenadores deberían ser responsables de mantener las líneas de trabajo que marque el Departamento Técnico de la Federación.

Obviamente esta es una visión personal basada en diez años de experiencia en el fútbol base y mi experiencia a nivel profesional, pero al menos las ideas están ahí para discutirlas. También espero que las nuevas normas de la Premier League en relación a las academias se apliquen rápidamente y con efectividad para conseguir sus objetivos cuanto antes.