El Blog de Rafa Benítez RSS El Blog de Rafa Benítez

10
Sep 2012
17:16

Esta temporada, la Liga BBVA se presenta de nuevo como un duelo entre FC Barcelona y Real Madrid con la incógnita de si Valencia, Atlético o algún equipo más podrá ponerle las cosas difíciles a los clubes que se han disputado el título los últimos años. Será un ejercicio también marcado por la precariedad económica que ha provocado que se hayan producido menos traspasos que en campañas anteriores y, sobre todo, invirtiendo menores cantidades.

El campeonato ha arrancado con una media hasta el momento de 2,66 goles por partido, la segunda más baja si comparamos las de las grandes ligas europeas y por detrás de la liga francesa. Según las estadísticas de Opta, sumando un total de 77 goles, de los cuales el 39% de ellos se consiguieron en acciones a balón parado, un porcentaje mucho mayor que en la Premier, Bundesliga, Ligue 1 y, sobre todo, que en el Calcio, con un porcentaje hasta diez puntos menor.

El Barcelona ocupa el liderato contando por victorias sus partidos y siendo, además, el equipo más goleador con 8 tantos. En el otro lado de la balanza están Granada y Osasuna con sólo un gol a favor y ocupando puestos de descenso. Buen inicio de dos de los equipos recién ascendidos, Valladolid y Deportivo, asomándose a la parte alta de la clasificación, mientras que el Celta ha escalado posiciones gracias a su victoria ante el propio Osasuna en la última jornada.

En cuanto a la tabla de realizadores, Messi encabeza la lista de máximos goleadores con cuatro tantos, uno más que Higuaín, Falcao, Jorge Molina y Hemed.

Como decíamos, el Barcelona encabeza la clasificación en solitario en lo que puede considerarse un buen comienzo de Tito Vilanova en el banquillo, planteando el clásico 1-4-3-3 y con una idea de juego muy similar a la de los últimos años, con dominio territorial y también de la posesión de balón, juego combinativo con cambio de ritmo en el último tercio de campo y defensa presionante. Con las incorporaciones de Jordi Alba y Alex Song, las rotaciones son una constante en este inicio de campaña. De hecho, sólo Valdés, Dani Alves, Cesc y Messi han sido titulares en los tres partidos de liga. En el primer compromiso ante la Real Sociedad la ventaja al descanso ya era de 4-1, quedando para la segunda parte la vuelta a la competición de David Villa con un merecido gol incluido. En la difícil visita a Pamplona, los ‘culés’ remontaron en el último cuarto de hora del choque el tanto inicial de Joseba Llorente, tras cinco minutos estelares de Messi en los que consiguió dos dianas, si bien el Osasuna tuvo varias ocasiones claras para conseguir un resultado mejor. La tercera victoria consecutiva llegó ante el Valencia, con el solitario gol de Adriano a la salida de un córner, uno de los más espectaculares de lo que llevamos de competición.


Escoltando al Barcelona en los puestos de ‘Champions’, nos encontramos con tres equipos que están consiguiendo sacar una rentabilidad excelente a los tantos que anotan, sumando siete puntos en tres jornadas y manteniéndose invictos en la competición. El Mallorca de Caparrós ha firmado un buen inicio de temporada jugando un 1-4-4-2 que, dependiendo de la posición de Víctor Casadesús, se convierte en ocasiones en un 1-4-2-3-1 o 1-4-5-1 en función de la situación de choque. Han ganado por la mínima los dos duelos de casa, ante Espanyol y Real Sociedad, y han conseguido un valioso empate en ‘La Rosaleda’, teniendo en todos sus compromisos hasta ahora menor posesión de balón que el equipo rival. El ex jugador del Atlético de Madrid Antonio López es un fijo ya en el lateral izquierdo y el ex del Espanyol Javi Márquez forma la pareja de mediocentros con Pina. En las bandas forman Nsue y Michael Pereira, que aunque todavía no ha conseguido marcar está demostrando un potente disparo con su pierna derecha, y en punta Víctor Casadesús y Hemed, dos jugadores que se entienden perfectamente. El israelí está en un impresionante momento de forma, consiguiendo marcar tres goles en las dos primeras jornadas y demostrando en todos ellos mucha calidad en los movimientos y en la definición. El Málaga, por su parte, dispone un 1-4-2-3-1 con el que intentan dominar la posesión del balón. Toulalan y Camacho forman la pareja de mediocentros, Joaquín, Isco, Eliseu y Portillo se reparten las tres posiciones de la mediapunta y Seba Fernández, que empezó siendo un fijo, tiene ahora la competencia del joven Fabrice y los nuevos fichajes Saviola y Roque Santa Cruz. Defensivamente tienen problemas en los balones largos con desmarques de los delanteros rivales hacia el espacio entre los centrales o a la espalda de los laterales, que obligan a Willy Caballero a efectuar intervenciones de mérito. En la primera jornada en ‘Balaídos’ fue donde el jovencísimo Fabrice Olinga, en su debut en Primera División con 16 años, consiguió el primer gol de la Liga BBVA en esta temporada 2012-13. Fueron decisivos en esa jugada de contraataque los tres cambios introducidos previamente por Pellegrini: Eliseu, enviando el balón al área, Buonanotte, asistiendo, y el propio Fabrice, marcando el gol. En el empate ante el Mallorca en la segunda jornada fue también un jugador salido desde el banquillo, esta vez Juanmi, el que colocó el empate tras una asistencia de Portillo.

El Rayo que no cesa

El Rayo empezó el campeonato con una trabajada victoria ante el Granada en Vallecas conseguida en tiempo de descuento y gracias a un gran libre directo ejecutado por Trashorras. Juegan un 1-4-1-4-1 con varias incorporaciones en el once titular, desde el portero Rubén hasta la referencia en ataque, el danés Nicki Bille, pasando por Jordi Amat, Jose Carlos o Adrián. En la segunda jornada el sistema cambió a un 1-3-5-2, en el que Javi Fuego sigue actuando como centrocampista de referencia por delante de la defensa y el joven Leo Baptistao entra en el once titular anotando un gol y sumando una asistencia en su cuenta particular en un partido que acabó con un 62% de posesión del Rayo a pesar de estar jugando fuera de casa. Con este mismo sistema plantearon el partido contra el Sevilla, que en honor a la verdad fue el que tuvo las ocasiones más claras para llevarse la victoria. Se muestran verticales y llegan con mucha gente al área contraria, pero sufren en muchas ocasiones contraataques en igualdad o incluso inferioridad numérica con respecto al rival. De esta forma aparecieron las ocasiones más importantes del Sevilla, llegando incluso a fallar dos penaltis en las botas de Negredo y Rakitic.

Los otros tres equipos de Madrid se mueven por la zona media de la tabla. El Atlético de Madrid cuenta de todas formas con un encuentro menos, debido al aplazamiento de su partido ante el Betis correspondiente a la tercera jornada para jugar la Supercopa de Europa ante el Chelsea. Han disputado por tanto sólo dos partidos, con planteamientos y desarrollos de juego diferentes. En la primera jornada y en su visita al campo del Levante, Simeone plantea un 1-5-4-1 con Godín, Miranda y Cata Díaz, ex del Getafe, como centrales acompañados por Silvio y el argentino ex del Oporto Cristian Rodríguez en las bandas, Tiago y Gabi como mediocentros y Arda Turan y Adrián ejerciendo de enlaces con Falcao. El partido comenzó con un tempranero gol de Nabil El Zhar a la salida de un córner, al que replicó un cuarto de hora más tarde Arda Turan con un magnífico tanto desde fuera del área en una larga jugada de ataque. El Atlético dominaba la posesión del balón hasta alcanzar casi un 70%, y dispuso de alguna ocasión para llevarse el partido, pero al final los dos equipos se repartieron los puntos. En la segunda jornada el guión cambió, el esquema varió hacia un 1-4-2-3-1, esta vez con Godín y Miranda como centrales y las novedades de Filipe Luis y Juanfran en los laterales. Mario Suárez sustituía a Tiago en el centro del campo, Koke formaba junto a Cristian Rodríguez y Arda Turan la línea de mediapuntas y Falcao, que conseguiría un ‘hat trick’ en la primera hora de juego, en punta. Esta vez el Atlético dejó la posesión de balón al Athletic, en parte motivado por el resultado a favor desde el minuto 20, buscando salidas al contraataque y aprovechando los espacios en la defensa del Athletic, lo que obligó a Gorka Iraizoz a intervenir en varias ocasiones evitando una goleada mayor.

El Real Madrid suma cuatro puntos tras haber empatado ante el Valencia, perdido contra el Getafe y ganado su último partido contra el Granada. Partiendo de un 1-4-2-3-1 y con un dominio importante de la posesión de balón (68% en sus últimos dos partidos), el irregular inicio de los ‘blancos’ le lleva de momento a la novena plaza, a cinco puntos del Barcelona. En ocasiones, el sistema se modifica hacia un 1-4-2-4 cuando juegan en punta Benzema e Higuaín, con Ronaldo y Di María o Callejón en las bandas y con Xabi Alonso y Ozil ocupando espacios en el medio, uno más defensivo y el otro más ofensivo. Incluso en la última fase del encuentro ante el Getafe el equipo juega con defensa de tres, circunstancia que el rival aprovecha para salir al contraataque y marcar el segundo gol. En la tercera jornada recibiendo al Granada, en el debut de Luka Modric en la Liga, el Real Madrid dispuso de numerosas ocasiones para marcar y al final consiguió un cómodo 3-0. En estos tres partidos Higuaín lleva ya tres goles y Di María otras tantas asistencias.

En la parte de abajo llama la atención la presencia de equipos como el Athletic o el Valencia. Los bilbaínos han protagonizado un inicio discreto, con dos derrotas en las que encajaron 9 goles a pesar de que dominaron en un 60% de la posesión de balón, aunque sin conseguir transformarlo en la creación de más ocasiones que el rival. En la primera jornada ante el Betis en ‘San Mamés’, a los 30 minutos de juego el equipo andaluz ya ganaba por 0-3 y, aunque consiguieron remontar el resultado gracias a De Marcos y a los dos goles de cabeza de Míkel San José en sendos saques de esquina, dos dianas más de los béticos en la recta final del partido, aprovechando sendos desajustes defensivos, pusieron el 3-5 final. En su visita al ‘Calderón’, el guión resultó similar: más posesión de balón que el rival, pero menos ocasiones. Cuando se cumplió la primera hora de juego Falcao ya había hecho sus tres goles, todos ellos en acciones a balón parado (saque de banda, córner y penalti). En la tercera jornada el Athletic consiguió su primera victoria de la temporada ante el Valladolid dejando su portería a cero, precisamente en el partido en el que tuvo menos posesión de balón pero dispuso de más ocasiones que el rival.

El nuevo Valencia

El Valencia tenía un difícil comienzo de competición, visitando el ‘Bernabéu’ y el ‘Camp Nou’ y recibiendo al Deportivo de La Coruña en casa. Juegan con un sistema 1-4-2-3-1, con un porcentaje de posesión siempre inferior al del rival y saliendo al contraataque. Pellegrino dispone un ‘once’ titular idéntico en los dos primeros partidos, con Joao Pereira, Gago y Guardado como novedades con respecto al año pasado, en los que el Valencia consigue sendos empates. La primera jornada ante el Real Madrid, con Jonás estableciendo el empate en una acción a balón parado, y la segunda, en casa ante el bloque coruñés, con un gran rendimiento de la conexión Jonás-Soldado, aunque contrarrestado por tres acciones a balón parado en las que el equipo gallego se aprovechó de errores defensivos del Valencia. En la tercera jornada ante el Barcelona, Pellegrino introdujo tres novedades: Rami sustituyó a Ricardo Costa como central derecho tras la expulsión de éste la jornada anterior, Albelda entró en el puesto de Gago, debido a la lesión del argentino también en el partido contra el Deportivo, y el último fichaje valencianista, el francés Ali Cissokho, debutó en liga en el puesto de Mathieu. El Barcelona dispuso de más ocasiones en la primera mitad, obligando a Diego Alves a emplearse a fondo ante Pedro, Messi y Cesc, aunque no pudo hacer nada en el gol de Adriano. En la segunda parte el Valencia controló mejor los ataques rivales e incluso disfrutó de alguna ocasión que no aprovechó para modificar el marcador.

Ahora hay parón obligado por los compromisos internacionales de las selecciones. La competición en la Liga BBVA volverá el 15 de Septiembre.